Con un llamativo texto muy “marketiniano” y un mensaje totalmente fake, algunos medios digitales han “picado” como si estuviéramos en el 28 de diciembre. Menos mal que en la Redacción de “Oroinformación” llevamos encima más conchas periodísticas que un galápago y sabemos rastrear las noticias hasta descubrir los engaños, aunque estén fenomenalmente bien realizados, como este del “consiga sacar un lingote de su urna de cristal (supuestamente colocada en el aeropuerto de Dubai) y quédese con él”.


por José María Martínez Gallego

Resulta que algunos medios digitales, entre ellos “El Periódico”, editado en Barcelona, ha publicado a grandes titulares: “Si sacas este lingote de oro te lo quedas: el reto en Dubái que nadie puede superar”.

La “fake news” se refiere a que días atrás, en una supuesta zona comercial de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de Dubai, Emiratos Árabes Unidos, se celebró una especie de concurso de habilidad, pues los participantes tenían que hacer uso no solo de fuerza, sino de ingenio y maña para sacar un lingote bancarizado, de los de 12,5 kilos, vamos, introducido en una gran caja de cristal.

La dificultad, además del peso del lingote, al que el diario catalán le sumaba 7,5 kilos de más, “vendiéndolo” como de 20 kilos, estribaba en que la mano y brazo del concursante, a modo de “gacheto” brazo, debía extraer la barra de oro a través de un orificio o ventanilla circular de unos 8 centímetros de diámetro.

Gracias al hábil rodaje de un vídeo realizado con el móvil del supuesto aviador Anil Chopra, que con ese nombre publicó las escenas en YouTube, se puede apreciar como varios “pasajeros” luchan denodadamente para asir primero el lingote y sacarlo a través del orificio del cristal después.

Uno a uno van pasando los participantes anónimos, quienes a lo más que llegan es a poner en posición vertical el lingote y subirlo un poco arrastrándolo por el cristal para caer de nuevo al suelo de la urna entre las señales de decepción de los espectadores.

Pero entrando en detalles, hay momentos en las imágenes del vídeo en que se puede apreciar el nombre de una empresa grabado en el cristal, así como en paneles situados detrás de los competidores: Gramaltin Türkiye’nin ilk Resmi Altin Refinerisi. La mayor refinería de oro de Turquía, situada en Estambul. Además, el lingote de oro lleva estampada la marca GRAMGOLD como marca registrada, perteneciente a la refinería Gram Altin IAR.

El caso es que hasta las autoridades aeroportuarias de Dubai han negado que en sus instalaciones haya habido ningún tipo de concurso basado en el oro, ni ninguna actividad publicitaria de una compañía o empresa de fabricación o comercialización de lingotes del metal precioso.

¿Dónde se rodaron entonces esas imágenes, con intentonas incluidas? Dadas las características del entorno y la tipología de los personajes que intervienen en el concurso, no sería descabellado afirmar que pudieron ser rodadas en las propias instalaciones de la refinería turca, en Estambul.

Por otra parte, también circula por las redes sociales y en You Tube un segundo vídeo en el que se aprecia cómo un joven asiático es capaz de agarrar el lingote de la caja de cristal y lograr, con gran esfuerzo y mucho ingenio, sacarlo entre gritos de alborozo. En dicha red aparece la referencia a “Won 20 kg Gold Bar (Dubai Airport Terminal 2)”, como si del pretendido concurso se tratara.

Nuevo engaño para el público que rastrea You Tube en busca de noticias curiosas, ya que en nada se parece el fondo de imagen ni al vídeo anterior, ni a ningún aeropuerto del mundo.

“Oroinformación” siguió rastreando hasta lograr poner en su sitio la escena y la veracidad de la prueba “Saque usted un lingote de una urna de cristal y quédeselo”: el lugar, el Museo de la Mina de Oro Sado en la Prefectura de Niigata, Japón, en cuyas instalaciones se celebra desde hace muchos años un desafío similar: los visitantes que logren recuperar el lingote de oro de 12,5 kilos deberán devolverla al museo, pero se les dará un premio por sus esfuerzos.

El diámetro del agujero en la urna de cristal es de aproximadamente 8,5 cm., solo 1 cm. más ancho que el lingote de oro de 7,8 cm. En los siete años que el museo abrió sus puertas, solo 600 personas han podido lograr extraer dicho lingote. El museo, que una vez fue la mina de oro más productiva de Japón, recibe 260.000 visitas cada año, lo que demuestra claramente lo difícil que es el desafío planteado.

No cabe duda de que el Departamento de Marketing de la compañía turca Gram Altin IAR lo ha hecho de maravilla, pues ha puesto el nombre de la empresa en un lugar muy elevado de las redes sociales, mientras daba a conocer en todo el mundo la cualidad de sus lingotes. Aunque siempre se pilla antes a un mentiroso que a un cojo…

Oroinformacion.com