La Secretaría de Ambiente aseguró que es imposible un derrame del mercurio líquido

0
171

Tras la noticia del traslado de 100 toneladas de mercurio líquido, producto residual de la mina de Veladero en la provincia de San Juan, hasta otra de sal en Alemania, la Secretaría de Ambiente de Nación aseguró hoy que se trata del “primer traslado como residuo peligroso” y que es “prácticamente imposible” un derrame porque los contenedores que lo llevan “son a prueba de golpes y presión hidráulica”.


“Este es el primer traslado de mercurio considerado residuo peligroso, según indica el convenio de Minamata al que adherimos, porque ya no se comercializa más como producto y será depositado en una mina de sal, una vez solidificado, para evitar que contamine”, informó hoy a Télam Juan Trebino, subsecretario de fiscalización de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Fuentes de la minera Andina del Sol, alianza comercial de la canadiense Barrick Gold y la china Shandong Gold, que opera la mina Veladero, la cual entre 2015 y 2017 tuvo tres derrames de cianuro, aseguraron ayer que comenzó el envío de 100 toneladas del residuo contaminante, de las 440 que tienen acumuladas desde 2012, hasta una mina en Alemania.

El operativo logístico para poner en marcha el envío se encuentra a cargo de la empresa suiza Batrec, que también se encargará de realizar “el proceso de estabilización” en ese país, donde el mercurio líquido se transformará en sulfuro de mercurio para volverlo al estado sólido y, luego, será sepultado en la mina de sal alemana.

“Como el mercurio se puede transformar pero no eliminar, se lo solidifica y queda como una arena color roja que se colocará en minas de sal y, de esa manera, no afecta al ambiente”, explicó a Télam Trebino.

Luego del anuncio oficial de la empresa, el abogado Enrique Viale, presidente de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, denunció ante los medios que “acumular mercurio es una bomba de tiempo y que la mina Veladero está en la cuenca del río de Desaguadero y puede contaminar sus afluentes”.

Además, el abogado Viale refirió en su red social Twitter, que el año pasado “denunciaron penalmente a la minera Barrick por acumular ilegalmente 440 toneladas de mercurio” aunque Trebino aseguró que “no hay ningún imputado en esa causa”.

“Los abogados ambientalistas realizaron esa denuncia con total desconocimiento del convenio de Minamata y los procesos productivos del emprendimiento Barrick, que ya no utiliza el mercurio en su producción sino que lo descarta”, refirió el subsecretario de fiscalización de Ambiente de la Nación.

Los dos convenios internacionales a los que adhirió la Argentina que contemplan la regulación del tratamiento del mercurio son el convenio de Basilea (1998), que establece “el control de los movimientos transfronterizos de deshechos peligrosos y su eliminación” y la convención de Minimata (2013), con el objetivo de “proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropógenas de mercurio y sus compuestos”. (Télam)

Grupo La Provincia