Mendoza: El primer proyecto minero metalífero que avanzaría en la gestión de Cornejo

0
162

La empresa Hierro Indio está por completar los requisitos para conseguir la autorización para explorar una mina de Malargüe. Está en el marco de la ley 7722, pero no requiere uso de agua ni sustancias químicas. Podría llegar a la Legislatura en los próximos meses.


Por Pablo Icardi

Hierro Indio podría convertirse en el primer proyecto minero en avanzar en la gestión de Alfredo Cornejo. La empresa que tiene los derechos de esa mina, comenzó un lento proceso para conseguir las autorizaciones ambientales para explorar y en los próximos meses, si no hay trabas administrativas, podría emitirse la Declaración de Impacto Ambiental.

Se trata de un proyecto que no involucra el uso de agua ni químicos, pero al tratarse de un mineral metalífero está bajo la órbita de la ley 7722. Por eso deberá llegar a la Legislatura para conseguir aval político, justamente el lugar donde han topado todos los proyectos mineros hasta ahora. De hecho es el segundo intento para avanzar con ese proyecto, pues en 2014 el Gobierno, entonces a cargo de Francisco Pérez, envió la DIA para avanzar y la Legislatura lo bochó por dos razones: errores técnicos en la formulación de la propuesta y, sobre todo, trabas políticas de todos los partidos.

La ubicación de la mina

Esa mina de hierro fue explotada hace décadas, pero quedó abandonada. Tiene una alta ley y, según aseguran, creen que el potencial que tiene es mayor al indicado en los estudios previos. Por eso profundizarían los trabajos de exploración antes de plantear la explotación de la mina. El camino es largo, pues tras realizar los sondeos, se evalúa el potencial, la inversión necesaria y la viabilidad económica. Además, para avanzar sobre la explotación requieren una nueva Declaración de Impacto Ambiental.

Para la exploración se usarían monitoréos magnéticos y se extraerían testigos de roca para evaluar la concentración de mineral. La perforaciones serían de hasta 50 metros, aproximadamente. La mina tendría reservas de más de 10 millones de toneladas, aunque podría ampliarse más. Está ubicada en el noroeste de Malargüe, a unos 70 kilómetros de la villa cabecera de ese departamento. Hierro Indio SA es parte de la empresa Alto Américas y se presenta como una firma junior, pero con la intención de ejecutar todas las etapas del proceso minero en el caso del hierro. “El proyecto hierro indio es el de principal interés de la empresa en la actualidad. Se trata de uno de los proyectos de hierro de alta ley más importantes de la Argentina, debido a la calidad de la mena y al monto estimado de sus reservas. Las características de este yacimiento permiten la aplicación de la extracción y concentración del hierro por medios mecánicos convencionales. En el proceso de concentración no se aplicarán productos químicos agresivos al medio ambiente”, explica la empresa.

Parte del yacimiento de hierro

El proceso administrativo se inició hace tiempo. El año pasado hubo reuniones conjuntas entre los empresarios y las autoridades de Minería y Ambiente, que tienen el control compartido en el tema. Como indica la ley 5961 y el Decreto específico de regulación ambiental minera (820) se pidieron informes sectoriales. Aunque la mina no está cerca de un cauce y en el proceso de exploración no se requiere agua, se pidió un dictamen al Departamento General de Irrigación. Esta semana una comitiva de la Secretaría de Ambiente realizará una visita a la zona para recorrer y verificar los datos presentados por la empresa. En el Gobierno entienden que es un proyecto de bajo impacto y que no debería tener problemas en avanzar y por eso lo enviarían a la Legislatura, aún teniendo en cuenta el contexto electoral.

El antecedente

En 2014 Hierro Indio fue parte de un paquete de proyectos mineros que el Gobierno puso en debate para impulsar la minería. A pesar del bajo riesgo ambiental que tiene, quedó cruzado por las polémicas que genera esa actividad en Mendoza. En la Legislatura lo bocharon por dos razones. Una técnica: no incluía toda la documentación requerida (como informes en el marco de la Ley de Glaciares) y hasta hubo un cambio de carátula que lo complicó, pues el expediente decía que era para “prospección” y la DIA para “prospección y exploración”. Pero quienes estuvieron en la negociación en ese entonces, explican que la verdadera razón fue política. Y, aseguran, fue la oposición la que puso reparos, pero sobre todo algunos intendentes del propio oficialismo. “Los errores administrativos se podían subsanar, pero no se aprobó por cuestiones políticas. Hubo mucha presión de parte de algunos intendentes”, recuerda un ex funcionario que participó de las charlas y que ahora ve con buenos ojos el relanzamiento.

El Gobierno tuvo un rol calculador con la minería. Durante toda la primera etapa, Cornejo evitó el tema, pero en paralelo dejó que se elaborara el documento para lanzar una política de Estado en Minería. Todo, sin vestir de recursos al área. Al mismo tiempo bochó proyectos que estaban flojos de papeles y abonó la idea de modificar la ley 7722, pero sin demasiado impulso. Ahora con Hierro Indio darían un gesto de impulso a la actividad, pero tratando de minimizar los conflictos

Mdzol.com