El exministro menemista José Luis Manzano quiere sumarse al boom del litio

0
280

José Luis Manzano fue ministro de Carlos Menem, pero desde hace años se dedicó a los negocios. En EE. UU, dijo que el país tiene un futuro promisorio en materia de recursos naturales.


SAN DIEGO, California.- El avance tecnológico anticipa que en menor tiempo del pensado habrá un nuevo cambio de hábito en la sociedad. La expansión de los autos eléctricos ya se percibe como una realidad y en este contexto, las reservas de litio que tiene la Argentina vislumbran un potencial enorme, ya que el metal es la materia prima principal para fabricar las baterías necesarias para almacenar energía en los vehículos, los teléfonos y las derivadas de fuentes renovables, como la solar.

El país tiene grandes reservas de litio en la salmuera de los salares de Catamarca, Jujuy y Salta, e integra junto con Chile y Bolivia el «Triángulo del Litio». El 40% del litio del mundo lo produce Australia, que es el principal productor, seguido por Chile, con el 33%. La Argentina está tercera, con el 16% de la producción total.

Si bien la mayoría de las empresas productoras en el país son extranjeras, José Luis Manzano , exministro de Interior en el gobierno de Carlos Menem, no se quiso quedar fuera del negocio. Con su empresa Integra, el también dueño de medios es un embajador de la industria, que difunde en el extranjero el potencial que tiene la Argentina con este mineral químico.

«Creemos que el litio jugará un papel sustantivo en la migración de vehículos con motores de combustión a los eléctricos, -dijo Manzano, luego de participar de un panel sobre este tema en el Instituto de las Américas, en Estados Unidos-. La Argentina tiene ventajas, porque tiene uno de los más grandes reservorios en el mundo y una larga tradición de industrias extractivas, como la petrolera y la minera. En las provincias donde hay litio, hay una bienvenida a la actividad, cuidando al medio ambiente, dando participación comunitaria y velando por tener una licencia social. Desde el principio, el proceso es muy regulado, pero si uno cumple con los pasos, se puede trabajar y están las condiciones dadas. Hay profesionales muy calificados tanto en geología como en industrias extractivas como en las industrias químicas, así que creemos que están todos los ingredientes necesarios».

Para el empresario, «hay mucho interés de invertir en la Argentina», e indicó que el grueso de la inversión ha sido mayoritariamente de China y Estados Unidos. «Creemos que hay que encontrar fuentes de mercado más tradicionales como Wall Street o fondos de inversión. La demanda está creciendo. Europa acaba de realizar una coalición entre todos los países para incentivar el uso de vehículos eléctricos. Lo mismo con Estados Unidos. También está el almacenamiento de la energía en baterías para despechar la energía solar y eólica en el momento que está en el pico de la demanda», explicó.

A pesar de que el litio jugará un rol crucial, Manzano admite que también está el riesgo de que el insumo principal de las baterías sea finalmente el calcio. «Quizá no es el litio, tal vez es el calcio que puede jugar un papel en algún momento. Siempre la tecnología puede migrar, pero en los jóvenes está instalado que el uso de la energía tiene que ser más sostenible y menos agresivo con el medio ambiente. Eso es irreversible», señaló. Los mayores proyectos de la compañía están en Jujuy y Catamarca, y tienen una pequeña posición en Salta.

Al momento, su empresa está en la etapa de exploración del recurso. «Si las exploración confirma [que hay reservas suficientes], que pensamos que lo hará, después vamos a tener que conseguir el capital para construir una fábrica», comentó Manzano. Para comenzar con el proyecto, el empresario dice que primero hay que gastar entre US$30 y US$60 millones por la extracción de 20.000 toneladas. Luego, la fábrica cuesta entre US$250 y U$S600 millones, según indicó.

«El gobierno anterior no fue un impedimento para que Orocobre y Litium American [dos empresas del sector] progresaran y pudieron desarrollarse en el contexto de las políticas de la administración anterior, que eran más cerradas», comentó, cuando se le preguntó sobre el futuro del proyecto, con las elecciones presidenciales de por medio. «La aparición de la administración Macri, que es más pro mercado, creó un incentivo para que todo estoy proyectos se aceleraron», había dicho antes en la conferencia.

El empresario también tiene inversiones en Vaca Muerta , en Matamora, Corralera y La Tropilla. «Somos muy optimistas. La Argentina será una exportadora neta de gas y de petróleo. La clave del éxito de Vaca Muerta ha sido la geología, los profesionales y la estabilidad política en Neuquén. No la estabilidad de que haya sido un mismo partido en el gobierno, sino la estabilidad de que el sistema institucional de Neuquén está comprometido con desarrollar la industria», opinó, y dijo que los cambios con el subsidio al gas no modificaron sus decisiones: «Los subsidios siempre van y vienen, nosotros nunca hacemos un plan basados en subsidios».

Por: Sofía Diamante

La Nación