¿En qué quedamos? Un kilo seguirá siendo un kilo, según la XXVI Conferencia General de Pesos y Medidas

0
156

Coincidiendo con el Día Mundial de la Metrología entran en vigor las nuevas definiciones el Sistema Internacional de Unidades de Medida aprobadas en Versalles, Francia, durante la celebración de la XXVI Conferencia General de Pesos y Medidas el pasado mes de noviembre. Según la nueva normativa, el kilogramo se definirá en relación a la constante de Planck, un concepto de la mecánica cuántica, garantizando la estabilidad a largo plazo de la unidad de masa. ¿En qué grado influirá en los pesos de los metales preciosos?


por José María Martínez Gallego

Hasta ahora el kilogramo se definía con base en un objeto físico, un cilindro de platino e iridio, conocido como el “Gran Kilo”, guardado en la sede de la Oficina Internacional de Pesos y Medidas, en Francia.

Tal y como adelantábamos en “Oroinformación”el pasado mes de noviembre, por definición, el kilogramo es la unidad básica de masa establecida en el Sistema Internacional de Unidades, cuya representación material es un cilindro de platino e iridio que se conserva desde el siglo XVIII en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas de la ciudad de Sèvres (Francia).

Este prototipo, modelo utilizado para definir el kilogramo, está compuesto de una aleación del 90% de platino y el 10% de iridio. Se trata de cilindro de 39 milímetros de altura y los mismos de diámetro, al que popularmente se conoce como “Le Grand K”.

Fue fabricado en el año 1889 y se conserva en una cámara acorazada, protegido por tres campanas de cristal al vacío y cerrado con tres llaves. Se escogió esta aleación de platino e iridio al ser la más estable, ya que no se dilata ni corroe con el paso del tiempo. Por ello se utilizó también para fabricar la barra que se convirtió en el modelo universal del metro de longitud, y que se conserva también en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas.

Como consecuencia de la modificación de la definición de kilogramo y su nueva implantación, que entró en vigor el pasado 20 de mayo Día Mundial de la Metrología, las nuevas definiciones no supondrán cambio alguno en nuestra vida diaria.

Según el Centro Español de Metrología, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, “El uso de constantes naturales para definir las unidades de medida, permitirán a la comunidad científica y a la industria obtener y diseminar con mayor exactitud sus mediciones, desde las más pequeñas hasta las más grandes, cumpliendo así con las necesidades de medición actuales y futuras”.

Las nuevas mediciones realizadas por diferentes equipos de científicos habían comprobado que el denominado “kilo perfecto” en realidad no es tal, ya que su masa fluctuaba 50 microgramos, una “nano gigantesca” diferencia en el peso y el tiempo que podría desvirtuar cualquier medición aplicada a la industria, la medicina o la astrofísica.

Ahora, la nueva medición se realizará bajo la constante de Planck, debida al investigador físico y matemático alemán Max Karl Ernst Ludwig Planck y su teoría de que todas las unidades básicas del Sistema Internacional fueran invariables, inmutables y universales para todos los tiempos y civilizaciones.

Este cambio de definición no hace variar ninguna de las actividades cotidianas de los quehaceres diarios, referidos al mundo del comercio, la industria o las transacciones de productos y servicios. Es decir, a todos los efectos, un kilo seguirá siendo un kilo.

Aplicado también, como es lógico a la medida de la masa de los metales preciosos, tanto el oro como la plata.

La aplicación de la constante de Planck servirá para obtener medidas más precisas en los laboratorios, que redundarán en la eficacia de los experimentos científicos.

Oroinformacion.com