Científicos australianos descubren un hongo que extrae el oro del subsuelo

0
201

Un equipo de científicos de la agencia nacional de investigación australiana CSIRO han descubierto en la región de Australia Occidental un hongo que podría revolucionar las tareas de exploración en busca de nuevos yacimientos de oro. El hongo es capaz de extraer partículas del metal del subsuelo, con lo que sirve de indicador de la existencia de terrenos ricos en oro.


Científicos de la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation (CSIRO), una agencia nacional de investigación científica de Australia, han realizado un importante descubrimiento que podría revolucionar los métodos de exploración de nuevos yacimientos de oro que actualmente utiliza la industria minera.

Se trata de un misterioso hongo filiforme, conocido como “fusarium oxsporum”, localizado en la comarca de Boddington (Australia Occidental), que tiene la curiosa propiedad de absorber las partículas de oro que encuentra en el subsuelo.

El director de la investigación, el doctor Tsing Bohu, ha afirmado orgulloso que su equipo ha sido el primero en el mundo en obtener evidencias experimentales de un fenómeno que “hay que ver para creer”.

Como explica el doctor Bohu en la información publicada por el CSIRO, “estos hongos son capaces de oxidar pequeñas partículas de oro y precipitarlas en sus filamentos. Se trata de un proceso cíclico que puede aclarar la forma en que el oro y otros elementos se distribuyen por la superficie terrestre”.

Según Bohu, “los hongos son conocidos por desempeñar un papel fundamental en la degradación y reciclaje de materia orgánica como hojas o corteza, y en el ciclo de algunos materiales como el aluminio, el hierro, el manganeso o el calcio. Sin embargo, el oro es químicamente inactive, por lo que su interacción con este hongo resulta tan inusual como sorprendente”.

Las pruebas apuntan a que estos hongos resultan beneficiados biológicamente por el metal precioso, ya que los que interactúan con el oro crecen más y se extienden más rápido que los que no están en zonas auríferas.

Aunque los científicos están tomando muestras de otras zonas, el área de Boddington (Australia Occidental) ha resultado especialmente fértil para los resultados del estudio, debido a la existencia de yacimientos relativamente poco profundos y amplias extensiones de estos hongos.

El estudio y análisis de estos hongos podría resultar especialmente interesante, ya que su presencia podría servir para indicar zonas donde existen yacimientos de oro bajo la superficie terrestre.

Un procedimiento que sería revolucionario para la minería de oro de Australia (el segundo mayor productor mundial), cuyas compañías están buscando nuevos yacimientos que sustituyan a los que se van agotando, para evitar un declive de la producción de oro en el país.

Desde esta organización se han estudiado otros métodos para detectar la presencia de oro bajo la superficie, que ya están siendo utilizados por los departamentos de exploración de las compañías mineras. Es el caso del análisis de las hojas de eucalipto y de los montículos construidos por las termitas.

El estudio ha sido conducido por la CSIRO, en colaboración con la Universidad de Australia Occidental, la Universidad Murdoch y la Universidad Curtin.

Oroinformacion.com