Una compañía australiana patenta un método para extraer oro sin necesidad de usar cianuro

0
290

Entre los principales argumentos que esgrimen las comunidades locales en cuyas cercanías se va a abrir una mina de oro se encuentra el temor a los vertidos contaminantes en las aguas de compuestos químicos como el cianuro, utilizado habitualmente para separar el oro del mineral con el que se encuentra mezclado. Una nueva tecnología patentada en Australia va a eliminar este riesgo, gracias a un proceso de separación del oro que no utiliza cianuro.


por José Ángel Pedraza

La empresa tecnológica australiana Clean Mining ha patentado una nueva tecnología de procesado de oro que elimina el uso de compuestos químicos tóxicos como el cianuro. Este nuevo procedimiento ha sido fruto de un proyecto de investigación por parte de la agencia gubernamental de investigación australiana Commonwealth Scientifica and Industrial Research Organisation (CSIRO) durante 10 años.

El procedimiento habitual para procesar el mineral de oro que se extrae de las minas es la mezcla del mineral con un compuesto químico a base de cianuro. Un proceso que se lleva a cabo en una planta separada del resto de instalaciones. Además, los residuos derivados de este procesado del mineral deben almacenarse en lo que se denomina presa de relaves, cuyo mantenimiento puede elevarse a millones de dólares.

Un accidente que afecte a esta presa de relaves puede tener consecuencias catastróficas para el medio ambiente, como sucedió hace años en la localidad de Aznalcóllar (Sevilla), con la rotura de la presa de la compañía minera Boliden, que afectó al Parque de Doñana. Por este motivo, en algunos países como Hungría o en algunos estados de EEUU se ha prohibido el uso de cianuro en la extracción de oro.

La solución que ofrece la compañía Clean Mining permite recuperar el oro en las mismas proporciones que con el uso de cianuro, pero sustituyendo a éste por un reactivo no tóxico a base de tiosulfato. Una tecnología que, según informa la compañía, se puede aplicar a cualquier explotación, independientemente de su tamaño, escala o localización.

En palabras de Paul Hanna, fundador y CEO de Clean Mining, “este método elimina la necesidad de contar con una presa de relaves, al incorporar el procesado en seco a las propias instalaciones de la planta. Posteriormente y en función de la legislación local, los residuos sólidos de la planta que utilice la tecnología de Clean Mining pueden aislarse y transportarse a los lugares adecuados”.

De momento, Clean Mining ya está llevando a cabo un proyecto piloto desde hace 10 meses en la mina de Menzies (Australia Occidental).

Este nuevo procedimiento podría contribuir a incrementar el suministro de oro, ya que permite a las compañías mineras procesar el mineral extraído sin vulnerar las regulaciones medioambientales.

La compañía australiana está negociando con importantes compañías mineras de oro que están dispuestas a incorporar esta nueva tecnología de procesado seguro del mineral.

Oroinformacion.com