Hidrometalurgia, el nuevo método para recuperar oro de la basura electrónica

0
161
Electronic waste isolated on white

Aunque la producción mundial de oro sigue creciendo año tras año y, de momento, no hay previsiones de que se pueda estancar, el desarrollo de la tecnología está permitiendo incrementar la cantidad de metales preciosos que proceden de la segunda fuente de producción de éstos, alternativa a la minería: el reciclaje.


por José Ángel Pedraza

Cada vez más compañías se apuntan a este nicho de negocio que es el reciclaje de los metales preciosos contenidos en la ingente cantidad de aparatos electrónicos que cada año se quedan obsoletos y se acumulan entre la chatarra. Es la llamada basura electrónica, que se está convirtiendo en la nueva fuente de producción del siglo XXI.

Datos de la consultora británica Metals Focus revelan que alrededor de la cuarta parte de la producción mundial de oro procede del reciclaje: para 2019 se espera que se obtengan de él alrededor de 1.182 toneladas de oro. Una fuente demasiado interesante como para ignorarla.

Según el medio especializado Recycling International, la compañía chino-taiwanesa UWin Nanotech ha establecido en Japón su primera planta de reciclaje de metales preciosos procedentes de aparatos electrónicos que utiliza un novedoso método llamado hidrometalurgia.

Se trata de un proceso de extracción de los metales preciosos que no utiliza compuestos químicos tóxicos como el cianuro para separar los metales preciosos. La planta está dotada de equipamiento automatizado de última tecnología, que se encarga de la extracción de metales como el oro, plata, platino, cobre y estaño que se encuentran en los aparatos electrónicos que dejan de utilizarse.

En una primera etapa del proceso, los circuitos integrados y otros componentes con un alto contenido en metales preciosos se extraen de las placas base y se clasifican. El resto del material se somete a la tecnología de extracción de metales preciosos patentada por UWin.

Según explica el director gerente de la compañía, Kenny Hsu, los metales se someten a un tratamiento a base de compuestos químicos 100% libres de cianuro. Los niveles de pureza de los metales preciosos obtenidos tanto de la basura electrónica como de las baterías se acercan al 99,99%. En el caso de estas últimas, es posible recuperar también altos niveles de cobalto y litio.

La compañía explica que este proceso no tóxico puede utilizarse para reciclar una variedad de metales preciosos mayor que la que permiten los medios tradicionales de reciclaje mediante el fundido.

Además, la hidrometalurgia consume mucha menos energía, lo que reduce los costes del reciclado de manera significativa.

Oroinformacion.com