Aerogel de plata: un material tan liviano como el aire que sirve de aislante

0
178

La plata es un metal con múltiples aplicaciones industriales. Puede utilizarse en una enorme variedad de formatos, incluyendo minúsculos filamentos, partículas microscópicas o el último avance: una espuma tan ligera como el aire, utilizada como aislante para el armamento nuclear desmantelado.


por José Ángel Pedraza

Según se explica en un artículo del último número de la revista Silver News, editada por The Silver Institute, la plata se convierte en un elemento más ligero que el aire cuando se encuentra en forma de aerogel, una red de nanocables conectados entre sí de forma aleatoria, formando una especie de esponja que contiene el mismo o menor número de átomos que el aire (en la imagen, una porción de aerogel tan liviana que se puede sostener encima del capullo de una flor sin dañarla).

Se trata de un descubrimiento realizado en el Lawrence Livermore National Laboratory estadounidense, donde los investigadores han logrado formar esta pequeña estructura a base de plata.

Los aerogeles se han denominado ‘humo congelado’ o ‘aire sólido’, debido a su escaso peso y a la forma en que la luz se difumina cuando la atraviesa. Entre sus principales aplicaciones está la de servir como material aislante.

Se crearon para ayudar a los físicos a obtener una mejor fuente de rayos X para mantener y experimentar con el arsenal nuclear de los Estados Unidos.

Como explican desde Silver News, en la década de los 90 del siglo XX, el programa de armamento nuclear estadounidense pasó de dedicarse a desarrollar nuevas armas nucleares a desmantelar miles de ellas y reducir el arsenal a una pequeña parte.

Para ello, el Departamento de Energía del Gobierno de Estados Unidos creó el Programa de Custodia del Arsenal Nuclear, destinado a garantizar la seguridad del armamento nuclear disuasorio.

En este programa, el aerogel de plata ha tenido un papel muy relevante. Calentado con rayos láser, este material produce un plasma que se utiliza como fuente de rayos X únicos, que se utilizan para experimentar con el arsenal.

La investigación sobre este aerogel lleva en marcha aproximadamente una década, y aún tiene muchas cuestiones que resolver. Su uso para generar rayos X, en cambio, es relativamente reciente.

Para su elaboración, el equipo de investigadores congela los nanocables de plata dentro de un molde relleno con una mezcla de agua y glicerol. Cuando se endurece, adquiere una textura parecida a un bloque de espagueti congelados.

Luego, se retira el material del molde y se extrae el hielo, sustituyéndolo por una solución a base de acetona, que luego se disuelve en un proceso de secado con dióxido de carbono líquido, quedan solo el metal y el aire.

Ahora, el reto de este equipo de investigación multidisciplinar será trasladar este descubrimiento a otros materiales como el oro, lo que obliga a afrontar importantes retos técnicos.

Oroinformacion.com