Córdoba: Residuos de Carlos Paz, fuente de combustible alternativo para Holcim

0
156

Desde mediados de junio, Villa Carlos Paz envía una parte de sus residuos urbanos a la planta industrial de la cementera Holcim, en la vecina Malagueño. Allí, esos desechos son utilizados como combustible alternativo para los hornos que fabrican cemento.


En un mes y medio, se procesaron por esa vía alrededor de 180 toneladas que se trasladaron algunos kilómetros desde el Centro Ambiental de Carlos Paz hasta la planta de Geocycle Argentina, la empresa que tiene a su cargo la selección de los residuos que se utilizan en el horno rotativo de Holcim.

El acuerdo entre el municipio y la empresa se firmó tras el aval de la Secretaría de Ambiente y Cambio Climático de la Provincia.

Desde entonces, varios municipios se mostraron interesados en sumarse al proceso. Aparece, en principio, como una posibilidad de reducir los altos volúmenes de desechos que se deben enterrar o arrojar en basurales.

El acuerdo implica el tratamiento de los residuos sólidos urbanos de la localidad para utilizarlos como energía en el proceso de fabricación.

Este procedimiento lo lleva adelante Geocycle, compañía de Holcim Argentina, y lo denomina “coprocesamiento”, una alternativa que consiste en el aprovechamiento del valor energético de los desechos para incorporarlos a su proceso productivo. “Se desarrolla sin dejar ningún tipo de residuo y bajo los más altos estándares ambientales”, según informaron desde el municipio de Villa Carlos Paz.

Si el municipio reduce el volumen que va a su nuevo enterramiento sanitario, se prolongará su vida útil. Carlos Paz inauguró el año pasado una planta propia de tratamiento de residuos, con fondos girados por la Nación, que reemplaza al contaminante basural que mantuvo por décadas.

Además, se inició este año la experiencia con todos sus barrios de la recolección diferenciada de residuos, entre orgánicos e inorgánicos, para facilitar la separación y el reciclado.

Carlos Enriquez, gerente de Geocycle, planteó que el plan que se puso en marcha con el municipio de Villa Carlos Paz “es un ejemplo de que se puede trabajar en conjunto para resolver de manera sostenible la problemática de los residuos domiciliarios”.

“El acuerdo con Villa Carlos Paz evitará que sus residuos sólidos urbanos secos no reciclables sean enviados al relleno sanitario y que sean valorizados, permitiendo a sus habitantes contar con mejores condiciones ambientales y sanitarias”.

Remarcó que esto alargará la vida útil del relleno sanitario y “contribuirá a reducir la contaminación de plásticos, que fácilmente son arrastrados por el aire o el agua, para evitar la contaminación del lago San Roque”.

Enriquez afirmó que en Holcim los residuos que llegan pasan por “un estricto proceso de selección y de control para decidir si tienen la posibilidad de ser coprocesados o no”. Y detalló que se utilizan residuos que provienen de industrias, como la metalmecánica, la automotriz, la del petróleo, la de materiales de consumo, las agrícolas, entre otras, “siempre y cuando pasen por el proceso de control”.

Enriquez dialogó así con La Voz.

–¿La empresa ha pensado expandir este procesamiento con otras municipalidades?

–Estamos desarrollando diversos proyectos de valorización, no sólo en Córdoba, sino también en Mendoza y en Jujuy, donde contamos con plantas integradas de producción de cemento. En Jujuy y en Mendoza, por acuerdos que firmamos con sus respectivos gobiernos provinciales, hemos invertido en instalaciones para coprocesar neumáticos fuera de uso. Esto ofrece una solución sostenible a una problemática conocida por los efectos que provoca en el ambiente y en la imagen cuando no son dispuestos de forma controlada y sostenible.

–¿Por qué dice que se trata de un proceso no contaminante? ¿Cómo se hace?

–El coprocesamiento es la integración ambientalmente segura de residuos provenientes de una fuente o de un proceso conocidos, en otro proceso productivo; en nuestro caso, en la fabricación de cemento. Contribuye a la reducción en el horno del uso de combustibles fósiles y de materias primas naturales no renovables, que son sustituidas por materiales alternativos. Pero deben analizarse previamente para determinar si son coprocesables y, posteriormente, deben acondicionarse para que puedan reutilizarse como insumo. Su total integración al proceso de producción no deja cenizas ni residuos, y además brinda una segunda vida a los residuos.

Aval de la Secretaría de Ambiente

Para el secretario de Ambiente de la Provincia, Javier Britch, el convenio entre Villa Carlos Paz y Geocycle es “una puerta que se abre” para el coprocesamiento de residuos en Córdoba. Aclaró que se irá paso a paso y que en cada instancia se evaluará, uno por uno, si es posible que otros municipios ingresen al sistema.

“No estamos quemando cualquier basura, sino que estamos haciendo coprocesamiento, como se hace en los países más avanzados, y lo hacemos con muchísimo cuidado”, aseveró Britch.

“Carlos Paz ya está empezando a hacer clasificación en origen. Si se involucra el vecino, podemos tener una buena separación para que los residuos lleguen clasificados a destino”, indicó, tras ponderar que una parte (aún menor) del total de los residuos se lleven al horno de Holcim para utilizarlos como combustible alternativo.

Según citó, sobre todo se utilizan residuos plásticos, cartones y similares. Confirmó que lo que está comenzando en Córdoba ya se aplica desde hace tiempo en otras provincias donde la misma cementera cuenta con fábricas. “En Mendoza están tratando neumáticos, que para nosotros es el paso que sigue”, apuntó.

“Por ahora, hemos autorizado a que coprocese sólo residuos de Villa Carlos Paz, previa clasificación, y estamos analizando cómo podemos hacer para ordenar la cuestión de los neumáticos”, anticipó

La Voz