AOMA Olavarría brindó un excelente curso de RCP a los dirigentes y delegados

0
131

En su salón de la calle 9 de Julio casi Alvaro Barros, la Seccional AOMA Olavarría llevó a cabo el viernes pasado un importante curso de Rehabilitación Cardio Pulmonar (RCP) que estuvo a cargo del profesor Elías Pérez Merlos y de que participaron alrededor de sesenta personas, entre dirigentes y delegados mineros. También estuvo presente Juan Sánchez, referente máximo de La Casa del Trabajador. Luego de la jornada, todos compartieron un almuerzo, previa entrega de los certificados por haber participado.


En la oportunidad, el docente explicó todos los detalles de cómo se debe actuar en distintas situaciones comprometidas ante accidentes y fundamentalmente cuando una persona sufre un ataque cardíaco o un paro cardíaco, contestando todas las preguntas que los dirigentes y delegados mineros fueron realizándose a lo largo de las más de tres horas que duró el mismo, realizándose también las prácticas para que todos puedan tener seguridad y mayores conocimientos en caso de que deban actuar.

Sin dudas, esta fue una excelente iniciativa de la comisión directiva de AOMA que conduce el secretario general Alejandro Santillán. El mencionado curso se desarrolló en base a estos tres aspectos fundamentales que hay que tener en cuenta para hacer RCP:

Maniobra de Heimlich. Frente a un atragantamiento, esto es lo que debe realizarse:

EN ADULTOS: la persona que la realiza deberá abrazar desde atrás al asfixiado (en posición de parado).

Respecto del lugar de presión, la maniobra debe realizarse en el centro del pecho y bajo el esternón. El puño debe estar hacia adentro, ya que permite ejercer fuerza de forma más contundente y precisa.

EN BEBES: se irán alternando ambas posturas hasta que expulse el objeto. Primero, hacer cinco (5) palmadas en la espalda, boca abajo y apoyado en el antebrazo pondremos un dedo en su boca para mantenerla abierta. Y luego, hacer cinco (5) compresiones en el tórax. Con dos dedos en el centro del tórax, a la altura de sus pezones.

RCP, reanimación cardiopulmonar. Se trata de realizar compresiones rítmicas en el tórax que hacen que la sangre fluya hacia los órganos vitales. Son entre 100 y 120 compresiones por minuto, y cada 30 compresiones se debe realizar 2 ventilaciones (sólo cuando el reanimador esté capacitado para hacerlo, de lo contrario hay que limitarse a realizar únicamente las compresiones).

En cuanto a la colocación del cuerpo, se debe usar el peso del propio cuerpo para hacer la compresión, manteniendo la espalda recta y arrodillándose al lado de la víctima.

Los brazos en posición vertical sobre el centro del tórax para presionar con más facilidad. Colocar a la víctima boca arriba con la cabeza inclinada hacia atrás.

En cuanto a la compresión, hay que comprimir el pecho de la víctima presionándolo con las dos manos de forma potente y rápida (la presión se ejerce con el talón de la mano). Los dedos de ambas manos se entrelazan y elevan para evitar lesionar las costillas. Se debe deprimir el pecho de la víctima unos 4-5 centímetros.

Diferencias entre paro y ataque cardíaco. La mayoría de los ataques cardíacos no provocan un paro cardíaco. No obstante, una causa habitual del paro cardíaco es el ataque cardíaco. Otros trastornos también pueden interrumpir el ritmo del corazón y causar un paro cardíaco. El paro cardíaco es una de las principales causas de muerte y cada año miles de personas sufren un paro cardíaco y cerca de tres cuartos de éstos suceden en el domicilio, por lo que una rápida actuación puede salvar vidas. Estas son las explicaciones de ambos:

¿QUE ES UN PARO CARDIACO?. Un paro cardíaco es un problema eléctrico. Un paro cardíaco sucede cuando el corazón presenta una alteración y deja de latir inesperadamente. El paro cardíaco está desencadenado por una alteración eléctrica del corazón que produce un ritmo cardíaco irregular (arritmia). Con el bombeo interrumpido, el corazón no puede enviar sangre al cerebro, los pulmones u otros órganos.

¿Qué ocurre?: unos segundos después, la persona no responde, no respira o sólo jadea o boquea. Si la víctima no recibe tratamiento, la muerte ocurre en unos minutos.

¿Qué hacer?: si se trata en pocos minutos, el paro cardíaco puede ser irreversible en algunas víctimas. En primer lugar, hay que llamar al número local de emergencias e iniciar la RCP inmediatamente. A continuación, si hay un desfibrilador externo automático (DEA) disponible, utilícelo a la mayor brevedad. Si hay dos personas para ayudar, una debe comenzar la RCP inmediatamente mientras que la otra llama al número local de emergencias y busca un DEA.

¿QUE ES UN ATAQUE CARDIACO?. Un ataque cardíaco es un problema circulatorio y se produce cuando se bloquea el flujo sanguíneo al corazón. Una arteria bloqueada evita que la sangre oxigenada llegue a una sección del corazón. Si la arteria bloqueada no se desbloquea rápidamente, la parte del corazón normalmente irrigada por esta arteria comienza a morir.

¿Qué ocurre?: los síntomas de un ataque cardíaco pueden ser inmediatos e incluir molestia intensa en el tórax y otras partes del torso, respiración entrecortada, sudores fríos y/o náuseas o vómitos. No obstante, con mayor frecuencia los síntomas aparecen lentamente y persisten durante las horas, los días o las semanas previos al ataque cardíaco. A diferencia del paro cardíaco, el corazón generalmente no deja de latir en el transcurso de un ataque cardíaco. Cuando más tarde la persona tarde en recibir tratamiento, mayor será el daño.

En las mujeres los síntomas del ataque cardíaco (respiración entrecortada, náuseas/vómitos y dolor en la espalda o en la mandíbula) pueden ser diferentes a los de  .

¿Qué hacer?: aunque no esté seguro de si se trata de un ataque cardíaco, llame al número local de emergencias. Cada minuto importa. Es mejor llamar al número local de emergencias para conseguir asistencia médica inmediatamente. El personal de los servicios de emergencia médica (SEM) puede comenzar el tratamiento en cuanto llega, hasta una hora antes que si la persona acude al hospital en coche. El personal de los SEM también está entrenado para reanimar a una persona cuyo corazón se ha detenido. Además, los pacientes con dolor torácico que llegan al hospital en ambulancia habitualmente reciben tratamiento con mayor rapidez

AOMA Olavarría