Catamarca/ Comercialización irregular de oro: dictaron la falta de mérito para Angel Mercado y Carlos Palacios

0
311

En un extenso fallo, de aproximadamente 1.200 páginas, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 2, a cargo del juez Sebastián Ramos, dictó recientemente resolución sobre los distintos imputados en la causa caratulada “Benítez Manuel y otros sobre averiguación de delito”, referida a la comercialización de oro que llevaba adelante la empresa YMAD.


En la resolución, se decretaron numerosos procesamientos sin prisión preventiva, pero en el caso de los directores de Catamarca dentro del organismo, señores Angel Mercado y Carlos Palacios, el juez Ramos dictaminó la falta de méritos, con lo cual quedan desligados de una causa que, bajo el rótulo de “mafia del oro”, iniciara el canal de cable TN.

Mercado, junto a Daniel Barros, se mantiene como director del organismo interestadual, mientras que Carlos Palacios completó su mandato años atrás.

Volviendo a la causa, debemos decir que se partió del supuesto que la comercialización de oro de YMAD se llevaba a cabo con empresas que conformaron un grupo económico, permitiendo de hecho el desarrollo de maniobras de lavado de activos.

Se lo hacía con un precio, pese a los altos costos de refinado, notablemente inferior al valor de mercado.

Responsabilidades concretas

De acuerdo a lo instruido por la Justicia y resuelto por el juez Ramos, como alguna vez lo explicó El Esquiú, la administración de YMAD corre por cuenta de la presidencia –la ejercía hasta la llegada del macrismo el doctor Manuel Benítez- y nada tienen que ver en ella los miembros del directorio.

De allí surge el decreto de falta de mérito a favor de Mercado y Palacios, el que se completa con el levantamiento de inhibiciones generales de bienes y embargos.

Por último, hay que destacar que esta resolución quedó firme porque no hubo apelación de las partes, incluido el fiscal, lo cual significa el paso previo al sobreseimiento total y definitivo.

Esto ocurrirá una vez que se incorporen al expediente las últimas pericias.

El Esquiú