Las nuevas tecnologías de fabricación de discos duros permitirán prescindir del rutenio

0
260

Existen más metales preciosos además del oro, la plata, el platino y el paladio. Rodio, rutenio, osmio y otros también entran en esta categoría, aunque están lejos de ser tan populares como los cuatro primeros y sus aplicaciones son eminentemente industriales. Ahora, el avance de la tecnología puede provocar que se reduzca la demanda de uno de ellos: el rutenio.


por José Ángel Pedraza

Según el último informe Heraeus Precious Appraisal, el desarrollo de la tecnología va a permitir la sustitución del rutenio por otros elementos, lo que va a provocar una reducción de su demanda y, por lo tanto, de su precio.

El rutenio es un metal utilizado para la fabricación de discos duros (HDD), unos dispositivos mecánicos de almacenamiento de información que están perdiendo paulatinamente cuota de mercado con respecto a las llamadas unidades de estado sólido o SSD, que prescinden de los elementos mecánicos y almacenan la información en microchips con memorias flash interconectadas entre sí. Estos nuevos dispositivos prescinden del rutenio en su fabricación.

Además, el mayor fabricante mundial de discos duros, la compañía estadounidense Seagate, ha presentado la nueva generación de dispositivos, que prescinden también del rutenio, aunque más por razones tecnológicas que por causa del elevado precio de éste.

Seagate acapara alrededor del 40% de la cuota de mercado de dispositivos de almacenamiento, por lo que la decisión de prescindir del rutenio va a reducir considerablemente la demanda de este metal, lo que puede conducir a una caída también de su precio. En cambio, los nuevos aparatos van a aumentar su carga de platino, lo que también va a afectar al mercado de este metal.

De todas formas, el rutenio va a seguir teniendo presencia en el mercado de los discos duros por medio del segundo mayor fabricante, Western Digital, cuyos aparatos de nueva generación no han eliminado el uso de este metal precioso, sino que siguen manteniendo la misma proporción que los dispositivos actuales.

Según el informe de Heraeus, va a haber un periodo de transición durante el cual Seagate va a vender tanto los discos duros actuales como los de nueva generación, que están pensados de momento solo para el segmento empresarial, que demanda una alta capacidad de almacenamiento de información.

Este periodo de transición puede durar unos años, durante los cuales se registrará una progresiva reducción de la demanda, que va a coincidir con una caída del suministro primario de rutenio por parte de Sudáfrica, debido a que el alto precio del paladio desincentiva la extracción de aquel metal.

La conclusión es que la interacción de ambas fuerzas (caída de la demanda y reducción del suministro) va a provocar que la situación del mercado se mantenga en las mismas condiciones que en la actualidad.

Los cálculos de la consultora Coughlin Associates apuntan a que la demanda de discos duros va a caer a finales de este año un 8% con respecto a la del año pasado, hasta alrededor de 346 millones de unidades.

Pese a ello, el número total de discos duros debería incrementarse ligeramente (ya que se incorporan más discos por unidad), con lo que la demanda de platino y de rutenio se va a mantener en los mismos niveles que en 2018.

El año pasado, la demanda de platino para la fabricación de discos duros apenas representó un 1% sobre el total (alrededor de 3,42 Tm). Sin embargo, la demanda de rutenio por parte de este segmento se elevó al 7% (2,5 Tm) sobre el total. De ahí que el proceso de sustitución tecnológica vaya a tener impacto sobre el precio del rutenio, pero no sobre el del platino.

En la actualidad, el rutenio cotiza a unos 246 dólares la onza, mientras que el platino alcanza los 850.

Oroinformacion.com