Garpenberg, la mina del futuro

0
273

El yacimiento situado a sólo 200 kilómetros de Estocolmo extrae mineral desde el siglo XIII y se ha consolidado como un ejemplo mundial gracias a los avances tecnológicos, a los elevados estándares de seguridad y al fuerte compromiso ambiental.


Por Leonardo Quiroga

Interconectados. Todos los sistemas operativos de la mina están vinculados entre sí, aportando datos permanentemente al software que maneja todo el yacimiento.

Sólo la ciencia ficción permite actualmente viajar al futuro y conocer lo que depara el destino para el mundo en general y para la industria minera en particular. Sin embargo, si alguien está interesado en saber cómo se verán la mayoría de las minas dentro de 50 años, debe viajar hasta Suecia y adentrarse en las galerías del yacimiento Garpenberg.

Esta mina ubicada a sólo 200 kilómetros de Estocolmo extrae mineral de manera ininterrumpida desde el siglo XIII y se ha consolidado a nivel mundial como un ejemplo de tecnología, cuidado ambiental y extracción de mineral sin alteración de superficie.

Los analistas internacionales la denominan como la mina más avanzada del mundo en materia de desarrollo tecnológico, ya que en su mayoría, los vehículos que operan la mina sueca se manejan de manera autónoma y remota, brindando mayor seguridad a los trabajadores y evitando diferente tipo de accidentes.

Sin embargo, el trabajo humano se ha mantenido siempre dentro del yacimiento, más allá de la extrema automatización de las tareas que han servido para mejorar la eficiencia y operatividad del yacimiento.

Los robots no son lo único vanguardista que existe en este yacimiento, los supervisores utilizan todo tipo de censores y softwares para conseguir el máximo provecho en cada una de las zonas de la mina.

En términos generales, se puede decir que Garpenberg cambió el pico y la pala por tablets hace más de una década, ya que todo proceso es monitoreado por un sistema único que cruza los datos de manera constante y permanente. El yacimiento sueco fue uno de los primeros en cambiar el concepto de mina oscura y peligrosa por un lugar reconfortable, seguro y limpio, rompiendo la percepción histórica que la comunidad internacional tiene sobre la actividad.

Otra de las innovaciones que abrió al mercado mundial la mina sueca es el método de extracción denominado “Sublevel Stoping con relleno”, el cual consiste en extraer mineral en sentido vertical con el sistema de caserones, los que luego son rellenados para evitar impactos en la superficie de la zona donde se realiza la operación.

El mencionado sistema se replicó por todo el mundo, incluso se está analizando su potencial uso en la zona central de Chile. Especialistas en suelo indicaron que el modelo se aplicó en la mina Aguas Teñidas (España), donde sobre la zona explotada se encuentra la planta, el tanque de relaves y otros servicios de la operación. Incluso la mina Sotiel fue un poco más allá y desarrolla este método de relleno debajo de la superficie que habita una población, demostrando la sustentabilidad de la técnica.

Cabe destacar que la mina de Garpenberg es una de las más antiguas de Suecia. La explotación está activa desde el siglo XIII abasteciendo al país de todo tipo de materiales. Aunque empezó como un yacimiento de plata y zinc se ha sabido reconvertir y ahora es uno de los centros mundiales de extracción de plata, zinc y plomo.

Este yacimiento ejemplo para el resto de las operaciones mineras del planeta completó una parte de su constante proceso de modernización a mediados de 2014, cuando logró aumentar su producción en un 60%, disminuyendo a su vez el costo por tonelada molida, el consumo de energía, uso de agua y la generación de ruidos para los 500 residentes que viven en la zona del proyecto.

Siempre nueva. El yacimiento sueco amplió su incorporación de mujeres en diferentes funciones, dejando atrás el concepto masculino de minería forzosa y tradicional.

9 siglos lleva operando la mina sueca de manera interrumpida gracias a su adaptación permanente a los nuevos estándares tecnológicos y ambientales.

El trabajo que se viene

Los métodos tecnológicos de exploración, explotación y control aplicados en Garpernberg han llevado a que los operarios pasen a realizar funciones a distancia, ampliando fuertemente la incorporación de mujeres al trabajo del yacimiento sueco. Especialmente luego de la inversión de 580 millones de dólares que la empresa operadora (Boliden AB) realizó en 2011 para ampliar su espacio y mejorar la producción.

Diario de Cuyo