Remediación: San Antonio Oeste en la dulce espera

0
1182


El Gobierno Nacional destinó más de 60 millones de pesos a la obra de remediación
del pasivo ambiental generado por la desaparecida empresa de fundición de
plomo Geotécnica, que obtenía materia prima de la mina Gonzalito en San Antonio
Oeste, provincia de Río Negro.

La obra, con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, tiene un presupuesto estimado de 60,5 millones de pesos y posibilitará concretar el proceso de remediación
del pasivo ambiental. Estos residuos quedaron acumulados en el ingreso a San Antonio y deben removerlo del lugar ya que es altamente nocivo para la salud de las personas.

La empresa Taym lleva adelante la obra, la cual, concluirá a fin de año con la remediación ambiental de San Antonio Oeste. Vale recordar que la anterior firma no cumplió el
contrato y el gobierno lo rescindió.

El material tóxico, que se aspira junto al polvo en suspensión, genera graves perjuicios para la salud de la población, sobre todo en los niños.

La empresa se ocupará de la remoción, traslado y disposición final del plomo y otros minerales pesados acopiado hace décadas en el ingreso a esta localidad, proveniente de la
ex Mina Gonzalito que fue abandonada por la empresa Geotécnica. La misma, presentó su plan de trabajo y, a fin de año, dijeron que la remediación estaría finalizada.

Las tareas para sanearla se realizarán con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el marco de un programa llamado Geamín que depende de Minería de
Nación, en el que intervienen Provincia y Municipio.

Cabe recordar que la empresa fue elegida tras la recesión del contrato con la firma Ezequiel Walter Silva (EWS) que debía concretar la obra pero incumplió con lo pactado y que
fuera contratada por el ex secretario Jorge Mayoral.

Un dato sobresaliente es que bajo la gestión de este funcionario se gastaron la totalidad de los fondos dispuestos en el año 2009 por 4,8 millones de dólares los que se
“evaporaron” sin que se terminaran las obras.

Para dar punto final a este tema en la ciudad se endeudó en 4 millones de dólares más y es el dinero que actualmente se cuenta para poner el punto final.

Eso si, nada se sabe sobre si se comenzaron las investigaciones y se informe en que se gastó el dinero del primer desembolso que no es más ni menos que un dinero
que se debe y compone la abultada deuda externa.

Las autoridades actuales deben todavía dar explicaciones de las actuaciones y auditorías que debieron implementarse para esclarecer esto que posee un fuerte tufo a negociado.

Los 4,8 millones de US$ se gastaron y nadie ha ofrecido explicaciones. Agravada la situación, ya que no se solucionó el problema aún.

Hay quienes opinan que esto nunca será investigado ya que personal de empresas privadas que participaron en distintas instancias de esta remediación hoy ocupan cargos de
relevancia dentro de la estructura de minería de la nación. Desde esta perspectiva existen, no sólo suspicacias, sino demasiados acertijos que responder.

Taym, la actual remediadora, perteneciente al grupo Benito Roggio, informó que sus primeras acciones consistirán en la adecuación de la celda ubicada en el paraje Mancha Blanca, al que será llevada la escoria para su disposición final.

Ese foso fue iniciado por EWS, pero no posee las dimensiones requeridas y Taym retiró el material arcilloso con el que había sido revestido, porque no garantizaría una
impermeabilidad absoluta. En su reemplazo usarán una membrana geotextil y sobre ella, en su momento, colocarán los tóxicos, un material granular, otra membrana, una nueva
capa de áridos y finalmente sembrarán vegetación autóctona que garantice que no exista erosión.

Cómo será el traslado de los tóxicos Esta es una de las grandes preguntas sin respuestas aún. Un especialista de la zona aseguró a PGM que en la región no existen “camiones térmicos” que impidan la volatibilidad de los residuos.

En la misma línea la preocupación creciente que ya golpea en el intendente Luis Ojeda es que se debe garantizar que no exista diseminación de los tóxicos y que se contaminen
otras zonas no afectadas aún. Otro de los reclamos es que antes de remover la escoria debe hacerse el control sanguíneo para que se establezcan parámetros científicos
del antes y el después. Para ello, el estado dotó al hospital local de instrumentos de medición óptimos y efectivos para las muestras.

A Ciencia cierta se desconoce cuándo y cómo se iniciarán los traslados de las pilas y quiénes serán los responsables de efectuarlo. Desde la Secretaría de Minería monitorean
en forma permanente el avance de la sobras, pero nada han expresado sobre estos pormenores que le preocupan a la sociedad rionegrina.

Prensa Geo Minera.