Santa Cruz, Río Turbio: Casi la mitad de los despedidos habrían optado por aceptar el retiro voluntario

0
839

De los casi 500 telegramas que se enviaron a principios de enero, quedarían sin resolver su situación alrededor de 280. Las reuniones en CABA entre la Intersindical y las autoridades de YCRT se siguen realizando en total hermetismo.


El conflicto en YCRT está lejos de solucionarse. Sin embargo, la semana pasada se abrió un canal de diálogo entre los gremios que forman la Intersindical y la Intervención de YCRT.

El pedido de información –que forma parte de la negociación- se hizo extensivo a los números finos del presupuesto de la empresa, algo que era pedido desde el año pasado tal cual lo reflejara ayer TiempoSur.

Temas abordados- En las últimas horas –no obstante- aparecieron algunos detalles de estos encuentros en medio de la Cuenca Carbonífera, donde se consigna que la empresa no se opuso al pedido y accedió a brindar toda la información solicitada.

Las cifras comenzaron a ser analizadas por estas horas. Según la misma fuente, iniciaron el trabajo el viernes por la tarde, continuaron todo el fin de semana y se estima que las conversaciones se extenderán hasta mañana, miércoles.

Incluso trascendió que para acelerar las acciones, dos contadores del Concejo Directivo Nacional de ATE colaboran en la revisión.

En cuanto al convenio colectivo de los trabajadores de YCRT no habría sido nombrado en las reuniones, aunque sí se tocaron temas relacionados con la BAE y los pasajes. La Intervención –desde el primer día cargo- quiere sacar estos ítems.

Se estiró el conflicto- Los gremios llegaron a la reunión poniendo como principal tema de discusión la reincorporación de los alrededor de 500 despedidos. Sin embargo, quedarían tan solo 280 de ellos ya que el resto adhirió al retiro voluntario.

Esta situación es la que en su momento habría motivado a la Intervención de YCRT, con Omar Zeidán a la cabeza, a estirar el conflicto. Las autoridades sabían que cuanto más tiempo pasase, más trabajadores preferirían aceptar el retiro voluntario que esperar meses de indefinición.

Ahora resta saber cómo se le pondrá fin a este conflicto ya que seguir de esta manera no es conveniente para los gremios ni para la empresa, aunque si algo hay seguro es que a nadie saldrá gratis despedir a 500 trabajadores en la Cuenca Carbonífera, independientemente del resultado final de las negociaciones.

TiempoSur, Patagonia Nexo