Santa Cruz: Cambiemos repudió violencia en YCRT

0
845

 

El Jefe Regional de ANSeS Sur II y tesorero del Comité Provincia de la UCR, Carlos Ziehlke,  repudió los hechos que sucedieron en la “Vivienda 51” de la empresa minera. También el legislador Alberto Lozano y el interventor Omar Zeidan responsabilizaron al gobierno provincial por lo sucedido.


Los mineros se autoconvocaron alrededor de la “Casa 51”, para expresar su disconformidad con la probable aplicación del Convenio Único, que sería a partir de abril.

La intervención de YCRT en Río Turbio denunció actos violentos dirigidos contra las autoridades de la compañía durante una protesta de mineros. En este marco el Jefe Regional de ANSeS Sur II y tesorero del Comité Provincia de la UCR, Carlos Ziehlke,  repudió los hechos.

“Los actos de barbarie apañados por el poder político de Santa Cruz con la gobernadora Alicia Kirchner a la cabeza, producidos por punteros políticos del Frente Para la Victoria (FPV) en la vivienda 51 de Río Turbio así como la persecución a los jubilados que reclaman por sus salarios no conducen a buen puerto”, manifestó Ziehlke en un parte de prensa.

Asimismo, en este contexto, Ziehlke defendió las acciones llevadas a cabo desde el Gobierno nacional y destacó la importancia de las Represas sobre el río Santa Cruz como generadoras de desarrollo económico y puestos de trabajo. 

Por su parte, y ante los hechos de extrema violencia que se vivieron en Río Turbio en las últimas horas, el diputado radical Alberto Lozano pidió calma y tranquilidad a la comunidad y exigió a las autoridades provinciales garantizar la seguridad de todos en la Cuenca Carbonífera.

El legislador remarcó que la violencia no ayuda a nadie y no es nunca el camino además de indicar  que ayer en Río Turbio algunos  – no todos-  se arrogaron el derecho de los trabajadores del yacimiento manteniendo de rehenes a funcionarios y al Comandante de Gendarmería; cortaron la luz; el agua; la calefacción; e introduciendo una manguera por una chimenea para inundar la vivienda oficial de la empresa, produciendo destrozos a un bien del Estado y buscando lesionar a los funcionarios públicos de YCRT.

«Incluso cuando se acercaron la policía y un miembro de la justicia fueron agredidos por algunos de los manifestantes. Se trata de hechos que son gravísimos y deben ser condenados por todos los sectores políticos y sociales.»

Para el legislador el conflicto de YCRT debe ser tratado con mucha cautela por todos aquellos que están involucrados: «Es necesario generar dialogo y tener mucha responsabilidad para buscar soluciones y evitar que se imponga la violencia.»

Lozano cuestionó a las autoridades provinciales que dejan zonas liberadas para que los violentos actúen y se sientan impunes.

En tanto que el interventor de YCRT Omar Zeidán, aseguró que “personajes de dudosa moral, envalentonados en la impunidad que les brindan políticamente sectores vinculados con el kirchnerismo, han ingresado hoy a las viviendas históricas (emblemáticas) de YCRT, casas 50 y 51, procediendo a romper todo a su paso, inundar la casa del Interventor mediante una manguera que pasaron por la chimenea escurriendo ciento de litros de agua por varias horas, destruyendo pisos parquet, paredes, robando enseres, efectos personales, muebles y hasta juguetes de los niños y manteniendo en calidad de rehenes a personas pertenecientes a la empresa como el Coordinador General Sergio Lumachi, el Subgerente Miguel López, el Subgerente de Servicios mineros e inclusive, al Comandante Principal de Gendarmería del Escuadrón Río Turbio, quien llegó allí en la tarde de hoy, para interiorizarse de lo que estaba ocurriendo”.

“Hago responsable a la Gobernadora Alicia Kirchner por la seguridad de las personas que están privadas de su libertad, de los bienes del yacimiento y de la seguridad física de quienes estamos al frente de esta Intervención y nuestras familias, porque está incumpliendo el Acta-acuerdo firmado oportunamente con el gobierno nacional y la Gendarmería y es evidente que la policía provincial hoy (como en otras ocasiones) ha liberado la zona para que actúen delincuentes disfrazados de dirigentes gremiales, que usan la noble causa de los mineros para sembrar el caos y la desolación en la cuenca, usurpando una lucha que no es de ellos  y promoviendo la violencia en beneficio de quienes los mandan desde las sombras del poder político”, agregó Zeidán en un comunicado.

Tiempo Sur