Santa Cruz: Ruralidad y conservación

0
547

Artículo de Juan Enrique Nauta, Director Turismo Municipal de Perito Moreno


Una opinión estrictamente personal.

Los que me conocen saben que conozco ambas caras de la moneda, con sus virtudes y sus defectos, ya que mi familia tuvo campo y trabajo en turismo.

El tema controversial desatado fue primero “Fundación Flora y Fauna” versus “Patagonia Gold” por un permiso de exploración otorgado con anterioridad a la compra de la Estancia La Elisa (Ea. Los Toldos) por parte de la Fundación.

Este conflicto tuvo aristas muy ríspidas y todavía no está resuelto ya que todavía espera resolución en el Juzgado Federal.

Para fogonear la difusión de la controversia a nivel nacional la Fundación recurrió a la prensa amarilla conservacionista donde se mintió descaradamente anunciando que se ponía en riesgo a la Cueva de las Manos, cosa que no era cierta de ninguna manera.

Todos saben que mi posición personal es un NO absoluto al intento de avance de la minera sobre el Sitio Cerro Bandurria ubicado a la vista de la escénica Ruta 40 y un NO a que Perito Moreno perdiera la Cueva de las Manos a manos de Parques Nacionales.

La posición adoptada por el Intendente de Perito Moreno, Mauro Casarini, fue similar y declaró públicamente que defendería con todas sus armas los bienes patrimoniales que corresponden al pueblo perítense y a los de la humanidad toda.

Como consecuencia de las negociaciones y reuniones llevadas a cabo y a la firme postura de las autoridades y del pueblo de Perito Moreno, se logró incorporar al proyecto de ley de Cesión de Jurisdicción (de Provincia a Nación) los artículos donde la Fundación donaría la zona núcleo de Cueva de las Manos a la Provincia de Santa Cruz para la creación del “Parque Provincial Cueva de las Manos” que continuaría administrado y custodiado por nuestro Municipio como lo hace efectivamente hace 38 años. El resto de la propiedad sería donada a Parques Nacionales brindando al Sitio una doble protección.

Pero los sueños no tienen medida y la ambición tampoco. Hoy está todo trabado entre los ruralistas y la Fundación que fue por todo.

Tras la ilusión de crear el Parque Binacional Patagonia y con la billetera gorda del magnate suizo, “Don Wyss”, la Fundación siguió comprando propiedades y sacándolas de producción, levantando instalaciones y alambrados, haciéndolos inviables para la producción tradicional, con la finalidad de cumplir con el sueño y las imposiciones del millonario.

La llegada que tiene la Fundación a los núcleos del poder nacional les permite incluir esta “ampliación” del Parque Nacional Patagonia, entre las políticas de estado impuestas con la participación de varios ministerios con las consabidas presiones políticas sobre la Provincia y sus representantes en la Legislatura.

Andan por ahí tentando con billetes verdes a propietarios que no tienen arraigo y presionando a quienes si lo tienen y se niegan a entregar su hogar, su historia, y el esfuerzo de sus progenitores por un montón de dinero.

Usan la palabra inclusión, el término “turismo masivo” y el desarrollo de las comunidades circundantes con liviandad, dan ejemplos provenientes de otras partes para tratar de llenar de contenido a su obsesión. Términos con los que básicamente no acuerdo.

Como funcionario municipal debo tratar con la Fundación.

En ese trato cotidiano mi función es apoyar todo lo que sea: desarrollo armónico del turismo, atención e información al turista, incorporación de nuevos atractivos, control de calidad en los servicios brindados, sustentabilidad, promoción, conectividad y brindar el asesoramiento que me han dejado los años de experiencia en el tema.

Hemos cumplido con algunos de los objetivos antes mencionados dentro de nuestras posibilidades.

Desarrollé los Planes de Gestión determinados por Ley para la continuidad de los accesos a Cueva de las Manos vía Ea. Los Toldos y Ea. Casa de Piedra que fueron aprobados.

Desarrollé y logré aprobación del Plan de Gestión para el Alero Charcamata.

Presenté la ampliación de senderos en los alrededores de Cueva de las Manos y estoy a la espera de su evaluación.

Apoyamos la puesta en marcha de la apertura de los Encuentros de Emprendedores en el “Portal La Ascensión”.

Promocionamos las actividades recreativas y deportivas en el mismo Portal.

 

Con lo que no tuve éxito fue con el asesoramiento ya que me encontré con una “soberbia” pared delante, más que nada en lo referente al cambio de jurisdicción.

Creo que poco entienden de la idiosincrasia de nuestra gente.

Cuando fue el tema de rescatar nuestra presencia e identidad en Cueva de las Manos no entendieron palabras y para lograr nuestro cometido debimos someterlos a presión legal y popular.

Cuando para el evento Expoturismo Comodoro les solicitamos un banner para el stand del “Corredor del Viento” en el cual son parte interesada, no había presupuesto…

Cuando se propuso la ampliación del Parque Nacional Patagonia les pedimos gestos de buena voluntad que no existieron.

Les aconsejamos que fueran por partes y fueron por todo multiplicando el número de hectáreas por diez. De 53.000 que ya forman el Parque desde su creación a más de 500.000 sin importar si habían acordado o no con el legítimo propietario de la tierra en cuestión.

Cuando fueron las reuniones de conciliación entre productores, autoridades nacionales y la Fundación se vieron fisuras graves en su postura y sus dichos, donde no fueron capaces de mostrar un plan coherente inclusivo. Era tan solo mirar la billetera abultada y comprar lo comprable sin saber que harían con esa compra si fracasaba su plan de ampliación.

No existe inclusión de la producción, no existe protección alguna para que el productor lindero pueda subsistir y lo más grave es que no existen obras de infraestructura para el desarrollo de las comunidades circundantes.

De qué desarrollo turístico sustentable me hablan cuando en las ciudades cercanas falta el agua, la energía eléctrica, el gas y la conectividad aérea y terrestre.

Pero como yo soy porfiado y al primer revés no me doy por vencido sigo haciendo propuestas para que se destrabe esta situación, se desarrolle la región, se les quite la presión y la angustia a nuestros productores agropecuarios y finalmente se cumplan los sueños de los magnates, Wyss y Tompkins.

Señores de la Fundación Flora y Fauna, vista la importante cantidad de dinero con que cuentan y los contactos que tienen en el Gobierno Nacional les propongo esta vez públicamente:

  1. a) Enunciación de un Plan Estratégico Global para el Parque Binacional Patagonia, coherente e inclusivo donde figuren las condiciones y metodología de desarrollo de la región.
  2. b) Obras de infraestructura y servicios convenidos en tiempo y forma para el desarrollo de las ciudades y localidades aledañas firmadas por el gobierno nacional dentro del marco del Plan Patagonia.
  3. c) Inversión de una parte del capital con que cuentan para hacer sustentables las producciones de los vecinos linderos a las propiedades ya adquiridas y que fueron quitadas de producción.

Hablamos de cercos perimetrales para predadores, métodos de control de los mismos que sean adaptables a la región patagónica. Estas obras deberían legarse a la Administración de Parques Nacionales ya que sabemos que esta institución no cuenta con el presupuesto necesario para llevarlas a cabo.

  1. d) Fin de la presión y colaboración con los propietarios resistentes a la venta incluidos en el área pretendida de ampliación y a los vecinos linderos.
  2. e) Un gesto de buena voluntad mediante la donación del Área Núcleo de Cueva de las Manos hacia la Provincia de Santa Cruz y la Ciudad de Perito Moreno.

 

Entiendo que el proyecto del Parque Binacional Patagonia es un buen proyecto, en lo paisajístico y cultural es inapelable, pero debe ser articulado en forma inteligente e inclusiva, sin dejar a nadie afuera.

En turismo no solo un paisaje vacío, por bello que sea, y un hotel de lujo son de interés.

Mi experiencia personal me dice que tiene tanto valor esto como el contexto humano que lo rodea, que sin la gente trabajadora, sin haciendas y sin tradición pionera está condenado al fracaso por falta de contenido. Es más atractiva y queda grabada en la memoria del visitante la figura de un paisano emponchado con su caballo y sus perros arriando una tropa de ovejas que toda la belleza natural y faunística que pueda tener una región.

Además deben entender que para este desarrollo hace falta tiempo. Las cosas de esta envergadura no se hacen entre apuros y berrinches.

Si el Sr. Wyss y sus representantes comerciales nacionales consideran que la vida de las personas que custodiaron los bienes que hoy quieren comprar no vale nada, que hagan las valijas y se retiren, ya que la vida de una persona oriunda y comprometida con nuestra Comarca, con su bagaje de esfuerzo y tradición vale más que los 80 millones de dólares que puedan donar.