Los jueces ratificarán las decisiones que tomó el juez Bonadio, pero revisará calificaciones de delitos sobre algunos empresarios.


La Cámara Federal confirmará antes de fin de año los procesamientos dictados por el juez Claudio Bonadio en la causa conocida como los cuadernos de las coimas, donde Cristina Kirchner fue acusada de ser jefa de la asociación ilícita, responsable de comandar una estructura desde el Estado para la recaudación de fondos ilegales.

Pese al respaldo a la investigación del magistrado, los jueces de la Sala «I» de la Cámara Federal cambiarán las calificaciones de algunos delitos y hasta es probable que dispongan las libertades de algunos detenidos.

De esta manera, la investigación quedará a un paso de ser elevada a juicio oral y público, decisión que tomará Bonadio en el inicio de 2019.

Los integrantes de la sala son Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi terminaron de escuchar todos los alegatos de las personas acusadas en la investigación y van a revisar las decisiones del juez Bonadio.

La Cámara avalará la hipótesis de la asociación ilícita dirigida por Cristina Kirchner y ejecutada por Julio De Vido junto a Roberto Baratta e integrada por funcionarios que fueron procesados y que fueron parte del sistema de recaudación que revelaron los registros del chofer Oscar Centeno, publicados por el diario La Nación.

Sobre la ex presidenta pesa un embargo de 4.000 millones de pesos, además de ser formalmente acusada de dirigir una asociación ilícita, de ser coautora de recibir dádivas en 22 hechos y de cohecho pasivo (cobrar coimas) en cinco hechos.​ Sólo en su domicilio de Uruguay y Juncal se realizaron 87 entregas de fondos ilegales por casi 70 millones de dólares.

José López es el ex funcionario procesado bajo el sistema de protección de testigos e imputados, pero la lista de hombres del kirchnerismo es extensa: Oscar Parrilli, Rafael Llorens, José María Olazagasti, Walter Fagyas, Jorge Mayoral, Germán Nivello, Hernán Gómez, Fabían García Ramón, y Nelson Lazarte.

Según consigna el diario La Nación, la Cámara confirmaría estos procesamientos, pero no los de aquellos funcionarios de menor rango que oficiaron de mensajeros en el circuito de las coimas.

Otra de las decisiones será en torno a los empresarios, a quienes va a dividir en dos grupos. Uno será los que como Carlos Wagner, ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción, quien admitió haber sido partícipe; y otro será como el caso de Ernesto Clarens, el financista que recaudaba en nombre del Gobierno kirchnerista.

Así podrían quedar fuera de la acusación de asociación ilícita empresarios y ejecutivos como Aldo Roggio, Ángelo Calcaterra, primo del presidente Macri, Gabriel Romero, Luis Betnaza, Juan Chediack, Sergio Taselli, Enrique Menotti Pescarmona, Gerardo Ferreyra, Néstor Otero, Juan Carlos Lascurain, Claudio Javier Glazman, Francisco Valenti, Hugo Antraik Eurnekian, entre otros.

Clarín