Es en desacuerdo con los incrementos de tarifas de servicios públicos de energía y de transporte, por quita de subsidios.Partió de plaza Belgrano tras expresar el repudio por despidos, el incremento del boleto y otros reclamos.


Una columna de manifestantes concretó en la tarde de ayer lo que denominaron un cacerolazo en rechazo al «impuestazo» decretado por el Gobierno nacional y la quita de subsidios al transporte. La convocatoria fue del Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (Seom). «Esto es un cacerolazo convocado por el partido por la dignidad del pueblo, pero están los trabajadores despedidos de Mina Aguilar. Esto no da para más, son 150 familias. El Gobierno no se está haciendo cargo del dolor que está viviendo la familia jujeña», expresó el referente del Seom, Carlos «Perro» Santillán. El eje principal del reclamo organizado fue el «tarifazo» en relación a los servicios públicos de energía.

Si bien la protesta del Seom se repite cada miércoles, se pretende ahora sumar a la población, también afectada por las medidas.

Se hizo frente a Casa de Gobierno donde se reunió la columna de manifestantes que, durante los discursos iniciales de referentes de distintos sectores, ocupaban la cuadra de calle San Martín, desde Sarmiento hasta Canónigo Gorriti.

«Llamamos a no pagar el impuestazo este, llamamos a todo el mundo a la desobediencia civil, a decirle no a los tarifazos, a los empresarios, a todo el mundo a que cierren sus puertas y no paguen los impuestos que están cobrando: luz, gas, agua», afirmó Santillán.

Lo hizo refiriendo que se anunció a nivel nacional que se quita el subsidio a la electricidad, que tenía tarifa social. «Es decir que condenan a todos los pobres a no tener luz», agregó manifestando disconformidad con la medida y asumiendo que no se puede permitir que sigan «masacrando» a la gente con ellas.

Por ello reiteró que más allá de las diferencias de los sectores, se convoca a que todos los miércoles se concreten estos «cacerolazos» para dar a conocer al Gobierno lo que está sintiendo el pueblo con las medidas que se están tomando.

Por otro lado, consultado sobre la marcha de antorchas anunciada para hoy a nivel nacional, a la que se sumaría el Frente Sindical, y que se hará con el fin de cerrar frente al Congreso Nacional entre sindicatos, organizaciones políticas y sociales y agrupaciones barriales y de consumidores, para rechazar los tarifazos, Santillán expresó que «deberían llamar a paro desde Buenos Aires, no saben que estamos sufriendo como lo estamos haciendo, bajos salarios, despidos, que llamen a un paro nacional por tiempo indeterminado», indicó finalmente.

En el mismo sentido, Juan Chorolque de la organización Cuba -Movimiento Teresa Rodríguez (MTR) explicó que marchan también en apoyo a los despedidos de Mina Aguilar. «Estamos en desacuerdo con las medidas que está tomando el Gobierno, y no solamente eso sino también por todos los ajustes, los despidos que se están produciendo. Toda la clase baja se encuentra perjudicada, así que estamos luchando hasta el cansancio, el Gobierno nos tiene que responder», dijo junto a sus pares.

La columna de gente siguió llevando consigo pancartas y banderas identificatorias, y haciéndose oír con botellas plásticas que tocaban al unísono, rodeando la plaza para dirigirse a la calle Belgrano para recorrer el casco céntrico.

Fue pacífica y rodeó la plaza Belgrano para dirigirse al centro de la ciudad. Se solidarizaron también con despedidos recientes.

El Tribuno