Después de más de un año y medio de esperar la firma del intendente Ezequiel Galli, luego de numerosas reuniones y de muchas idas y vueltas en la que no se ponían de acuerdo, finalmente la Municipalidad y la Asociación Civil “Nuestro Hogar” firmaron el convenio urbanístico, previsto por la Ley de Hábitat Provincial, y entonces los afiliados a AOMA Olavarría podrán tener sus viviendas de una buena vez por todas.


En efecto, en la mañana de este viernes, en la Sala de Reuniones, el intendente Ezequiel Galli firmó con uno de los representantes de la Asociación Civil Nuestro Hogar (Facundo Márquez; el otro es el Dr. Fabio Alomar). Del encuentro participaron, además, el director de Casa de Tierras y Regularización Dominial Martín Endere y el presidente del HCD Bruno Cenizo, así como el dirigente Bruno D´Amico por el sindicato minero.

A través de este documento se acuerda la compensación a favor del Municipio y la forma de ejecución del proyecto de urbanización. Es decir, la generación del suelo urbano y la posibilidad de que la Asociación Civil continúe con el proyecto de vivienda social para los afiliados del gremio AOMA, en el espacio delimitado en Avenida Pueyrredón, Las Orquídeas, Rendón y Las Azucenas.

Por último cabe destacar que el proyecto se marca en el programa “Lote con Servicio”, previsto en la Ley de Hábitat 14.449, que permite urbanizar suelo que se encuentra fuera del área urbana. Para ello, resultó esencial el trabajo de la Asociación y de las distintas áreas del Municipio.

Luego del lanzamiento oficial que en forma conjunta habían realizado 2017 en la sede de AOMA Olavarría, la Asociación comenzó a construir todo lo relacionado con los servicios públicos: la electricidad en un 100 por ciento está terminada, mientras que en lo que respecta del gas se hizo en un 50 por ciento y ahora se reanudarán las obras, en tanto que la institución también se hizo cargo de la realización del cordón cuneta, algo que le correspondía a la Municipalidad pero lo concretó con fondos de los mismos trabajadores que en todo este tiempo continuaron pagando la cuota. Asimismo, también se encargó de la demarcación de las calles, mientras que ahora hará un tanque que permitirá ayudar a mejorar la presión del agua.

Las negociaciones, que de un día para el otro se trabajaron, parecía que habían entrado en un callejón sin salida. Pero de un día para otro, más precisamente ayer por la mañana, bien temprano, se reanudaron las conversaciones y entonces todo llegó a buen puerto: Ezequiel Galli firmó el convenio por el que el predio pasa a ser de rural a urbano, y entonces todo quedó destrabado. Felizmente, porque ahora los afiliados a AOMA Olavarría que soñaban con tener su vivienda propia, ahora pueden soñar con mayor veracidad.

Claro que además de las negociaciones hubo gestiones desde los bloques opositores y el HCD brindó un gran respaldo a la Asociación “Nuestro Hogar” y a AOMA. El Dr. Juan Sánchez -también referente de la Casa del Trabajador- creó una ordenanza que fue respaldada por los restantes concejales, mientras que el gremio se manifestó siempre cómo iban las negociaciones, que por mucho tiempo estuvieron estancadas.

De tal manera, el Municipio se quedará con 38 lotes (equivalente a 2 manzanas, mientras que las restantes 6 son para las viviendas de los trabajadores mineros), aunque le correspondía menos. Es que, por ley, cuando la Municipalidad no aporta mano de obra ni dinero le corresponde un 12 por ciento de los lotes del predio, y si pone dinero y mano de obra le corresponde un 30 por ciento. Se llegó a un acuerdo, este viernes por la mañana, y el Municipio se queda con poco más del 18 por ciento, es decir 38 lotes que deberán ser utilizados para levantar allí más viviendas.

Por la tarde, también ayer, la dirigencia de AOMA Olavarría -el secretario general Alejandro Santillán y el tesorero Bruno D´Amico- realizó en su sede de Alsina 2556 -junto con los representantes de la Asociación Civil “Nuestro Hogar”, Facundo Márquez y Fabio Alomar- una reunión informativa ante los trabajadores mineros que están abonando las cuotas, y no dejaron de hacerlo en todo este tiempo de estancamiento burocrático. Se les explicó claramente lo que se logró -que fue importantísimo, sin dudas, por lo que significa un gran paso adelante para construir el barrio- y cómo continuarán las gestiones.

En tal sentido, primero hablaron Bruno D´Amico (que resaltó la predisposición y actitud de Bruno Cenizo, presidente del HCD, para destrabar las negociaciones) y Alejandro Santillán, y luego las explicaciones de los trámites estuvieron a cargo de Facundo Márquez, contando con las presencias de los ediles Gabrela Delía, Eduardo Rodríguez, Einar Iguerategui y Juan Sánchez.

El expediente para la construcción del barrio se encuentra actualmente en la Subsecretaría de Hábitat (cuyo titular es Evert van Tooren, ex presidente del Instituto de la Vivienda bonaerense), la que luego de recibir la firma del convenio urbanístico concretada ayer, debe enviarlo en los próximos diez días a otro ente, Autoridad del Agua que lo supervisa y si todo está en orden (como se supone que está) lo debe regresar a la mencionada Subsecretaría. Esta, a su vez posteriormente lo debe enviar al Instituto de la Vivienda de la Provincia de Buenos Aires (que está en pleno conocimiento de todo lo que viene haciendo la Asociación Civil “Nuestro Hogar”), lo que no debería tardar más de 30 días.

El Instituto evaluará a continuación los fondos que dispone para financiar el barrio de los trabajadores mineros. Cabe señalar que el barrio en Olavarría inició las gestiones con complejos similares en San Nicolás y Necochea, y en ambas ciudades ya se entregaron viviendas. De tal manera, se espera que el intendente Ezequiel Galli -que se comprometió a apoyar, tal como señaló Márquez- acompañe las gestiones y pueda acelerar los trámites ante la Subsecretaría de Hábitat, para que una vez en el Instituto de la Vivienda se analice rápidamente el tema del financiamiento y así los mineros puedan concretar, finalmente, su gran sueño: tener su vivienda propia

Enlineanoticias.com.ar