Recibió la autorización de ANMAC y permitirá la aplicación de un método de detonación electrónica para avanzar en profundidad. Este método de explotación subterránea se aplicará por primera vez en el país.


El plus. El uso de detonadores electrónicos permite el control de las voladuras. Esto se traduce en seguridad para los mineros ya que de esta forma se evita el contacto del personal en las zonas de mayor riesgo.

Recientemente la Agencia de Materiales Controlados (ANMAC) autorizó a mina Gualcamayo el uso de tiros precargados con detonadores eléctricos para sus procesos de explotación subterránea. La disposición fue publicada a fines de diciembre pasado en el Boletín Oficial de la Nación y representa un avance de innovación tecnológica que no había sido utilizada hasta el momento en el país.

Esta aprobación permitirá la aplicación del método de explotación minera de Hundimiento por Subniveles o Sub Level Caving (SLC tal sus siglas en ingles), una metodología de minado que requiere del uso de tiros precargados y detonadores electrónicos, modalidad que no existía o no eran muy comunes al momento de sancionar las normativas vigentes. De allí a que la aprobación de esta entidad tenga tanto valor porque no solo se trata de una autorización formal en cuanto al método, sino que representa un cambio en la interpretación de las normativas existentes al momento. “Es lógico considerar que en la medida que la mina subterránea se profundiza se requieren métodos de minado técnicamente más eficientes y por tanto más económicos para la sustentabilidad del proyecto por  lo que es más que positivo  que haya sido considerado por la autoridad que lo aprueba”,  detalló Marcelo Agulles, gerente  de Comunicaciones de Yamana Gold.

Durante un tiempo, la mina jachallera trabajó con este método con ciertas consideraciones por parte de la autoridad minera mientras se generó este cambio en la ANMAC. En los primeros años de la etapa subterránea se utilizó el sistema de realces por subniveles con relleno y a medida que se fue avanzando y ganando en profundidad, se pasó al método de hundimiento por subniveles o SLC. Hasta el momento en  la mina subterránea  se  han desarrollado  39.540 metros de  profundidad  que  incluyen  galerías  de los distintos  niveles y  rampas  de  acceso. Actualmente  el nivel  en  periodo de  desarrollo  es  el  1798,  el  más  profundo por  ahora y  según se  confirmó  desde  el área  de  Minas de  Gualcamayo.

El  SLC es un método de minado basado en la utilización del flujo gravitacional del mineral volado. Este método se compone de diferentes etapas de trabajo, independientes una de la otra. A grandes rasgos incluye primero la construcción de galerías, perforación y colocación de explosivos en las perforaciones en forma de abanicos realizadas en las galerías. Tras la detonación considerada en el diseño de abanico y la correspondiente fragmentación de la roca; la carga y transporte del mineral quebrado se lleva hacia la planta de trituración. El método por hundimiento se basa en la fuerza de gravedad, la presión y el peso que crea la roca inmediatamente encima del cuerpo mineralizado y la fracturación de la roca por medio de explosivos controlados. “Básicamente el uso de tiros precargados permite una secuencia de voladuras dando operatividad al método y reduciendo el riesgo de exposición de las personas en el proceso”, explicó Agulles.

Durante el proceso de aprobación, en el cual contribuyeron significativamente el Ministerio de Minería de San Juan y el Colegio Argentino de Ingenieros en Minas, se fundamentó ante la ANMAC con abundante material bibliográfico y ejemplos concretos de yacimientos en las distintas partes del mundo que este método se utiliza. El caso de Canadá, Australia, Perú, China y Suecia, entre otros, desde hace más de 15 años.

202 metros de profundidad lineal desde la cota de boca mina es lo que se ha desarrollado hasta ahora en Gualcamayo subterránea.

Diario de Cuyo