Las muestras parciales tomadas en Caucete por Calera San Juan no fueron positivas frente a la posibilidad convertir el carbón local en combustible alternativo para hornos caleros. El Servicio Geológico Nacional redoblará la apuesta exploratoria.


El eterno problema del combustible para los hornos caleros de la provincia tenía una luz de esperanza en el carbón caucetero de Marayes. La empresa Calera San Juan junto a la Universidad Nacional de San Juan encaró un estudio privado para determinar el valor calórico del carbón y así establecer si puede convertirse a futuro en un combustible alternativo para el sector calero. Sin embargo, las primeras pruebas parciales arrojaron resultados negativos en relación al valor calórico, a lo que se sumó la fuerte presencia de ceniza, elemento que puede ensuciar la calidad de la cal.

Es por eso que todas las esperanzas recaen ahora en los estudios que realizará el Servicio Geológico Nacional en el territorio provincial. Su director, Julio Ríos Gómez, explicó que el plan contempla estudiar toda la cuenca de Marayes y no sólo una fracción.

A su vez, anunció que también se pretende analizar otros 59 depósitos contenidos en territorio sanjuanino para determinar la presencia de carbón que pueda ser rentable y funcionar como combustible alternativo.

“Estamos trabajando y el proyecto se encuentra en estado avanzado, nos faltan algunos elementos. Hemos realizado algunos estudios pero vamos a hacer un muestreo masivo. La idea es hacer un paneo general, pasa que justo nos agarró el tema de vacaciones y ahora contamos con un presupuesto un poco más reducido. La intención es abarcar toda la cuenca de Marayes y además también 59 bancos más donde puede haber carbón,  como aquellos existentes en el departamento Jáchal”, indicó Ríos Gómez.

Y agregó: “No puedo aventurar un plazo específico, la idea es hacerlo lo antes posible. Por el momento dependemos de coordinar todos los tiempos de estudios con el Instituto del Petróleo y todos los laboratorios que se van a ver involucrados”.

Expectativa. Los pequeños y medianos productores caleros aguardan los estudios que realizará el Segemar en los depósitos carboníferos locales con la esperanza de reducir sus costos de flete y combustible.

Primera experiencia fallida

Como se mencionó anteriormente, el Ministerio de Minería de San Juan junto al Segemar pretenden estudiar todos los bancos de carbón de la provincia. Existe también otro proyecto de análisis que incluye a la cartera de minería y capitales extranjeros. Sin embargo, la primera experiencia encarada por Calera San Juan y el Instituto de Investigaciones de la Universidad Nacional de San Juan no tuvo buenos resultados. “Desgraciadamente los resultados de las muestras tomadas de Marayes fueron malas. La parte concentrada del carbón que nosotros pensamos que podría funcionar a futuro como combustible alternativo de los hornos caleros para reducir la dependencia del derivado de petróleo de YPF nos dio 3 mil kilos calorías. Debería habernos dado entre 6 mil y 6.500 kilos calorías para pensar recién en generar un proyecto para mezclar dichos componentes”, explicó Raúl Cabanay, gerente de Calera San Juan.

El ejecutivo reveló que “las muestras tenían mucha ceniza, que en la jerga se le llama mugre, algo que hay que sacar para tener el carbón puro, pero incluso después de la molienda todavía quedaban muchas partículas de ceniza, lo que ensuciaría el producto final. Me parece muy buena iniciativa que Segemar pueda estudiar toda la cuenca y no solo una parte como hicimos nosotros. Porque de esta manera se puede saber a ciencia cierta si a más profundidad o en otros depósitos provinciales existe carbón que pueda cumplir con las características que se necesitan para reducir la dependencia y el costo del uso del residual de petróleo”.

Cifras

6.500  son las kilocalorías, sin ceniza, que debe tener el carbón sanjuanino para convertirse eventualmente en un sustituto del residual de petróleo que usan los hornos caleros.

165  dólares pagan actualmente los productores de Los Berros por una tonelada de combustible de YPF, a lo que se suman 440 pesos de flete por tonelada.

TEXTUALES

“Los resultados fueron negativos, porque si uno tiene que transportar 3 toneladas de carbón de Marayes para suplantar 1 del que trae YPF, se estaría perdiendo mucho por el costo del flete”.

Raúl Cabanay, gerente de Calera San Juan

“Nuestra intención es realizar un paneo general de todas las cuencas carboníferas que existen en San Juan, no puedo dar un plazo de inicio, pero pensamos resolverlo dentro de poco tiempo”.

Julio Ríos Gómez, director de Segemar

“Si alguno de estos proyectos mencionados anteriormente para sustituir el combustible de los hornos caleros funciona, estamos hablando que la minería no metalífera de la provincia no tiene techo para crecer”.

Alberto Hensel, ministro de Minería

Diario de Cuyo