Turistas que paseaban por una mina abandonada descubrieron el mayor caso de femicidios en serie de la historia de Chipre

0
455

El autor de los crímenes fue detenido y confesó que mató a 5 mujeres y dos nenas. Las autoridades creen que pueden ser mayor el número de víctimas.


Unos turistas se llevaron una terrible sorpresa en la hermosa y pacífica isla de Chipre. Mientras recorrían una mina abandonada encontraron por casualidad el cadáver de una mujer. Tras el hallazgo, que fue notificado a la Policía, se descubrió una serie de femicidios que sembró el pánico en el pequeño país del Mediterráneo.

Tras un despliegue policial, el autor del crimen fue detenido y él mismo reveló la cadena de asesinatos de la que era responsable. Se trata del oficial de la Guardia Nacional de Chipre, Nikos Metaxas. El hombre, de 35 años, confesó hasta ahora el asesinato de 5 mujeres y dos nenas. Sin embargo, las autoridades sospechan que el número de víctimas puede ser mayor.

Metaxas fue detenido el 18 de abril, tres días después de que los turistas descubrieran de forma casual un cuerpo en un pozo localizado en una mina abandonada en el pueblo de Mitsero, a unos 30 kilómetros al oeste de la capital chipriota.

El cadáver fue identificado por las autoridades. La mujer se llamaba Mary Rose Tiburcio, tenía 39 años y era Filipina. Pero no vivía sola: tenía una hija de 6 años. Según recogió La Vanguardia, el asesino aseguró que la pequeña murió ahogada con su propio vómito en su casa y él tiró el cuerpo en un lago.

El mismo detenido le dijo a la Policía donde estaba ubicado el cadáver de otra de sus víctimas y los agentes lo encontraron el jueves pasado.

Después, Metaxas confesó otros dos asesinatos de una lista que no deja de aumentar: una mujer rumana, Livia Florentina Bunea, de 36 años, y su hija de ocho años de edad, ambas desaparecidas desde finales de septiembre de 2016.

Hasta ahora la Policía encontró tres cuerpos mientras continúa la búsqueda de los otros cuatro.

TN