Litio, panorama actual (desde Bolivia)

0
215

 

El reto empieza en la minería, sigue con la producción de electroquímicos, de cátodos y el montaje de baterías.


La Razón (Edición Impresa) / Dionisio J. Garzón M.

Vuelvo a escribir sobre el litio, un tema que por décadas generó casi una paranoia sobre lo que este metal significa en la revolución tecnológica actual, y en la transición energética que el mundo busca con afán cada vez más urgente de salir de la dependencia de fuentes fósiles de energía.

Ahora bien, varias veces apunté que este metal es abundante en la corteza terrestre, tanto como componente de rocas volcánicas como de salmueras residuales de antiguos reservorios de aguas continentales y marinas; y que el precio de la sal comercial más común (carbonato de litio) tenía un nivel más bien bajo en el mercado actual, entre $us 15.000 y 20.000 la tonelada (t) en los últimos años. También mencioné que las expectativas en torno a su proyección económica se basan en el crecimiento geométrico de su aplicación como componente de baterías de uso múltiple y en sistemas de almacenamiento de energía. En el último tiempo está destacando el hidróxido de litio en algunas aplicaciones; esta sal tiene un precio algo superior al carbonato, hasta $us 30.000/t.

En este contexto, los proyectos que se desarrollen en yacimientos de grandes reservas con leyes altas, y en jurisdicciones con un entorno amigable a las inversiones, priorizarán la producción de carbonato y de otras sales de litio para suministrar al mercado.

En segundo lugar, primará el grado de desarrollo de los proyectos y el tiempo estimado del inicio de la producción industrial. Esto porque la inserción a la cadena de provisión en las factorías de productos industriales intermedios y finales necesita asegurar un adecuado suministro de sales a largo plazo, a costos competitivos y con estándares de alta calidad.

En tercer lugar, la ubicación de los proyectos respecto de los mercados de venta de productos finales (v.g. China, India, Europa etc.) y la conexión con las empresas mayores de la industria y el mercado también es relevante. No es lo mismo que un proyecto nuevo tenga conexión con grandes firmas de la industria como SQM, Ganfeng, Albemarle o Tianqui, que en conjunto dominan más del 60% del mercado actual de sales de litio, que depender de iniciativas aisladas o conectadas con empresas de menor rango de mercado. Este es el caso del proyecto del salar de Uyuni, ahora con participación de las empresas china Maison/CMEC y la alemana ACI Systems.

Tampoco es lo mismo tener una relación con megafactorías de baterías dominadas por empresas como Tesla, LG Chem o la china CATL, que lanzarse a la fabricación de baterías en un proyecto aislado como el nuestro, que puede tener muy baja competitividad y un reducido mercado regional; o completamente dependiente a lo que pueda hacer ACI en el mercado alemán y europeo.

Para entrar con algún éxito en este juego global, la tendencia de las productoras de sales (particularmente en Australia y Chile) es usar y mejorar la infraestructura industrial existente en cada país, y adecuarla al reto actual para poder llegar a la producción industrial de baterías y dejar el papel de exportadoras de materia prima. El reto empieza en la minería, sigue con la refinación, producción de electroquímicos, de cátodos y el ensamblado de baterías. La infraestructura industrial de estos dos países y aún la de Argentina permiten avizorar buenas posibilidades. Mientras más se avanza en la cadena productiva, mayor es la recuperación del valor, como hasta ahora se da en China, Japón, Corea y Estados Unidos.

¿Cómo andamos en el país? Hasta hoy no se conoce una estrategia clara. Hay muchos anuncios sobre la instalación de nuevas plantas en los salares de Coipasa y Pastos Grandes, y de aumentar las ya existentes en el salar de Uyuni, pero no existe información respecto a cómo piensan enfrentar el reto de implementar una infraestructura industrial adecuada, ya que no la tenemos (continuará).

* Ingeniero geólogo, exministro de Minería y Metalurgia.

La Razón (Bolivia)