Brasil: Legalizar la minería en tierras indígenas puede obstaculizar la ratificación del acuerdo UE-Mercosur

0
282

La petrolera estatal Petrobras impulsa la industria de los hidrocarburos en el norte de Brasil con gas natural y petróleo extraídos de la selva amazónica, creando nuevas inversiones en gasoductos y refinerías en esta región. Dos nuevos gasoductos, con una inversión de unos 678 millones de dólares, pretenden popularizar el uso del gas natural doméstico, comercial e industrial en los estados amazónicos. EFE/ Marcelo Sayão


La petrolera estatal Petrobras impulsa la industria de los hidrocarburos en el norte de Brasil con gas natural y petróleo extraídos de la selva amazónica, creando nuevas inversiones en gasoductos y refinerías en esta región. Dos nuevos gasoductos, con una inversión de unos 678 millones de dólares, pretenden popularizar el uso del gas natural doméstico, comercial e industrial en los estados amazónicos. EFE/ Marcelo Sayão

Madrid (EuroEFE). La intención del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de legalizar la minería en la Amazonia crea un obstáculo adicional para la ratificación del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Mercosur, evaluaron políticos europeos, activistas y expertos en medio ambiente consultados por Efe.

Al refererise a la invasión que sufrió la tribu indígena de la etnia Waiapi, al norte de Brasil, y el posterior asesinato de su líder, el diputado en el Parlamento español Juan López de Uralde, ex responsable de Greenpeace en España, defiendió que la UE no se quede «de brazos cruzados ante lo que está ocurriendo» en el país latinoamericano.

«La Amazonia es un pulmón global de gran importancia para la estabilidad del clima. Europa no puede mirar para otro lado», afirmó a Efe. «Las declaraciones y las políticas de Bolsonaro son una invitación a la destrucción amazónica», agregó.

La muerte del líder Emyra Waiãpi se produjo el pasado 23 de julio y en un primer momento se habló de una posible invasión de trabajadores de la minería, aunque no pudo confirmarse aún.

Cerca de 1.300 indígenas waiapis viven en una región que es rica en hierro, cobre y oro, y que es la única de Brasil donde los nativos tienen autorización para explotar oro de forma sostenible.

Fuentes de la Unión Europea (UE) advirtieron que la protección a los derechos de los pueblos indígenas «está incluida en los principios generales del acuerdo de libre comercio con Mercosur, firmado pasado junio», y que necesita ser ratificado por el Parlamento Europeo.

La relatora de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz pidió un aumento de la presión internacional, sobre todo de países europeos que importan de Brasil productos como carne y derivados de soja.

«Europa, en general, está muy preocupada con los cambios climáticos y con la conservación de la biodiversidad. Eso significa que puede considerar las preocupaciones ambientales y la defensa de los derechos humanos en las negociaciones para la ratificación del acuerdo», precisó Tauli-Corpuz a Efe.

Para el austríaco Thomas Waitz, del Partido de los Verdes, el tratado de libre comercio entre la UE y Mercosur tendrá mucha resistencia en el Parlamento Europeo, ya que el cambio climático y la defensa de la biodiversidad «son temas que están en el centro del debate político».

«El asunto del cambio climático ha afectado a todos los partidos, no solo a los ‘Verdes’; también a la mayoría de los conservadores. Todos son conscientes de que hay que hacer algo», dijo a Efe, por teléfono, eurodiputado en la última legislatura. «Dudo mucho de que el tratado obtenga mayoría en el Parlamento Europeo tal como está», agregó.

Según la directora de investigación de la ONG Survival, Fiona Watson, es competencia de las instituciones que defienden a los indígenas crear conciencia en los consumidores europeos de los crímenes que se producen en la selva Amazónica.

«Creo que si muchos países consumidores de carne y derivados de la soja de Brasil tienen claro que sus productos, a veces, son hechos con el coste de vidas, o de la deforestación de la Amazonia, van a dejar de comprar», argumentó.

Para Watson, el gobierno de Bolsonaro representa la «mayor amenaza a los pueblos nativos latinoamericanos desde la dictadura militar», que el país latinoamericano vivió entre los años de 1964 y 1985.

«Tanto con el gobierno de Bolsonaro, como en el período militar, hubo un intento de integrar a los indios en la sociedad, pero una integración no beneficiosa para los indios, como demuestran muchos estudios en el mundo, sino para el sistema económico. La idea es la de liberar sus tierras para la exploración por sectores como el agropecuario y la minería», terminó diciendo Watson.

Por Luís Lima (edición: Catalina Guerrero)

euroefe.euractiv.es