San Juan: El CEO fanático de un Malbec de Pedernal y un megaplan del gobierno

0
295

El sudafricano y ejecutivo en jefe de Barrick, Mark Bristow, llegó a San Juan para dejar el mismo mensaje que lleva a casi todos los continentes donde su compañía tiene inversiones: el modelo de la empresa cambió y queremos seguir. ‘Hemos vuelto’, graficó en la provincia.


Por: Julio Turcumán

Bristow le dio una entrevista exclusiva a este diario, donde dejó algunas jugosas definiciones que bien vale la pena repasar y analizar: dijo que a pesar de los ‘estúpidos excesos’ que cometieron en Pascua-Lama, están intentando reactivar por etapas el proyecto, que la compañía está ‘reviviendo’ Veladero, que la grieta política argentina no les preocupa y que el ‘Cordón del Indio’ como le llaman en Barrick a nuestro Valle del Cura, es prioridad para la compañía.

Todas buenas noticias que sonarían perfecto y serían muy bien recibidas en casi cualquier parte del mundo, menos en San Juan. El problema no son sus palabras ni el emisor, el problema somos los receptores, quienes ya hemos sufrido varios traspiés vinculados a la megaminera canadiense y nos hemos convertido en escépticos crónicos. Por ahora lo concreto pasa por dos noticias: los 70 millones de dólares de un fideicomiso que se conformará a partir del año que viene y la inversión en obras civiles que supera los 230 millones de la misma moneda. Dicen en el gobierno que mejor no contarlo para no quemarlo, pero con el dinero del fideicomiso y otros aportes que aún están buscando, probablemente dentro de muy poco anuncien que llevarán gas natural al Norte sanjuanino y que mejorarán la ruta 40 después del Villicum. Eso sí sería aprovechar la minería, no becas estudiantiles ni un Concejo Deliberante nuevo como ha ocurrido desde 2005 en Iglesia.

Vamos por partes. Algo que los sanjuaninos disfrutamos pero que luego sufrimos, fueron esos excesos que cometieron los exejecutivos de Barrick con Pascua-Lama. Bristow dijo que toda la minería en el mundo cayó en lo mismo, pero durante la entrevista quedó la sensación de que la crítica iba dirigida particularmente a los hombres y mujeres que comandaron aquél megaemprendimiento minero binacional, hoy convertido en despojos sobre una montaña de oro ocioso. De hecho la pregunta iba apuntada a Pascua-Lama.

Pero es la primera vez, al menos que yo recuerde, que alguien con tanta responsabilidad en las decisiones de la minera, admite los errores o ese tipo de errores. Bristow disparó una bala por elevación a sus antecesores canadienses y de otras latitudes, aunque aquí también hubo grandes colaboradores de aquella fallida epopeya, podría agregar. Recuerdo el triste papel de Julio Claudeville, exgerente de Desarrollo Sustentable de la minera canadiense, por ejemplo. El médico administraba los recursos de su área como si fuesen fondos partidarios. Hombre del antiguo Partido Intransigente, tenía algunos contactos políticos que le sirvieron para arrimarse y sentarse a la sombra del gobierno de José Luis Gioja. Fue el receptor de los más insólitos pedidos que cualquiera pudiera imaginar. Los tramitó a la gran mayoría. Ayudó al poder y el poder lo ayudó a él. La licencia social lo valía todo, no importaba qué pedían los gobiernos o las comunidades cercanas a la mina, sólo tenía valor tenerlos tranquilos. Claudeville simplificó su trabajo y el de Barrick en esa materia a la casi insignificancia. No fue ni fueron orientadores. Perdió e hizo perder el tiempo a mucha gente, lamentablemente. Claudeville es el que recuerdo en este momento, pero hay muchos otros célebres sanjuaninos a quien les cabe la misma crítica.

Además de haberse declarado fanático del Pyros Malbec de Pedernal que elabora la bodega Salentein, a sus 60 años Bristow es geólogo, piloto de avión, practica buceo, tiene la experiencia de haberse tirado al vacío en paracaídas y es fanático de la cacería. Tiene un perfil distinto al de sus antecesores. La semana pasada se paró frente a unas 150 sanjuaninos para decirles que quiere seguir trabajando en la provincia. No es un gesto común a estos ejecutivos y mucho menos ante un auditorio incrédulo, cansado de errores y mentiras. Aseguran desde el gobierno provincial que el primer lugar adonde viajó una vez asumida su responsabilidad en Barrick, fue Veladero, allá por diciembre de 2018. Y cuentan que ese viaje a la mina lo hizo en uno de los colectivos destinados a empleados, lo que tampoco es común. En resumen, los antecedentes y la visita de la semana pasada ponen al sudafricano en un sitio distinto al que estamos acostumbrados. Bristow es conocido en el mundo de la minería por hacer eficientes los lugares que antes no lo eran. Ha cambiado la metodología de trabajo de Barrick en los altos mandos, suprimiendo áreas y cargos: lo que antes lo hacían 20 gerentes, ahora lo hacen 8 o 9, no más. En el gobierno provincial cayó bien, y por algunos pocos comentarios, parece que a empresarios y sindicalistas, también. Hay que esperar, como ya se dijo más arriba, estas tierras están dominadas por escépticos.

Se vienen cosas interesantes. La pista y la línea eléctrica que va a construir Barrick son infraestructura consideradas críticas para el futuro en el Valle del Cura, más allá de Veladero. Barrick y Shandong Gold ya comenzaron a desembolsar 231 millones de dólares, que incluyen la ampliación del Valle de Lixiviación (153,8 millones de dólares), la línea eléctrica y la pista de aviación (44,2 millones de dólares) y 33,9 millones de dólares en exploración, todo hasta el año 2021. Calculan que contratarán desde enero del año que viene unas 1.700 personas para las obras civiles.

Cualquiera puede pensar que para poner esa cantidad de plata en una línea eléctrica y una pista de aterrizaje es porque están convencidos de que van a continuar. Y ahí viene la otra clave de la entrevista con Bristow: el Valle del Cura. Esa parte del cordón montañoso sanjuanino es mucho más que Veladero o Lama. El gobierno provincial tiene relevados entre 15 y 16 proyectos de oro y cobre. La mayoría en estado de exploración temprana. Bristow dijo que no consideraba una locura operar Lama desde la planta de procesos de Veladero, pero eso es técnicamente muy complejo por la consistencia de los minerales de una u otra zona. Probablemente el ejecutivo haya querido graficar la intención de la compañía de usar Veladero como base de operaciones para el resto de los proyectos que están cerca de la mina sanjuanina. «Penélope se ve desde Veladero», dijo luego para ejemplificar lo cerca que está todo en esa zona.

Es decir, todas las pistas que dio el número uno de la compañía minera apuntan a que quieren seguir explotando lo que más puedan de Veladero y de la zona, lo que en la práctica es una buena noticia para la provincia

¿Megaobra?

San Juan abre las manos y aprovecha. En el gobierno provincial guardan bajo siete llaves un proyecto para llevar gas natural al Norte y calculan que los 70 millones de dólares del fideicomiso que le arrancó el uñaquismo a Barrick, ayudarán bastante para concretar ese proyecto. Buscan más ayuda y por eso no lo quieren anunciar todavía. No quieren generar falsas expectativas ni jugar con la ilusión de mucha gente que ya fue engañada por otras gestiones políticas. Puede ser esa obra o pueden ser varias otras. La decisión final la tomará el gobernador Sergio Uñac y sus colaboradores. Lo que sí es seguro es que serán obras para demostrar que así como existe otra postura desde la compañía, también desde la provincia quieren hacer borrón y cuenta nueva. Por el bien de San Juan, ojalá que ambas sean ciertas

Diario de Cuyo