Newmont Goldcorp inaugura en Canadá la primera mina de oro eléctrica del mundo

0
358

La mina de oro subterránea de Borden, en la región canadiense de Ontario, considerada como la primera mina del futuro, ya es una realidad. La compañía propietaria, la estadounidense Newmont Goldcorp, ha inaugurado las instalaciones, que cuentan con importantes innovaciones tecnológicas como equipos eléctricos a control remoto.


por José Ángel Pedraza

La compañía minera estadounidense Newmont Goldcorp ha inaugurado la mina de oro subterránea de Borden, situada en Ontario (Canadá), calificada por la propia compañía como “la mina del futuro”.

La mina era propiedad de la compañía Goldcorp, que se fusionó con Newmont a principios de este año y ha pasado a formar parte de los activos de la nueva Newmont Goldcorp.

La explotación se encuentra cerca de la localidad de Chapleau y cuenta con importantes innovaciones en materia de seguridad y salud, aplicación de la tecnología digital a la actividad y los procesos mineros, y vehículos con bajas emisiones de carbono.

En palabras del nuevo CEO de Newmont Goldcorp, Tom Palmer, “la flota de vehículos eléctricos subterráneos de Borden permitirá eliminar las partículas en suspensión generadas por los motores diésel y reducir las emisiones de gases causantes del efecto invernadero. Esto contribuirá a reducir los costes energéticos, aumentar la protección de la salud de los trabajadores y minimizar el impacto de la explotación en el medio ambiente”.

Al acto de inauguración de las actividades de la mina acudieron diversas personalidades locales, como el ministro de Energía y Minas de la región de Ontario, Greg Rickford.

El carácter de explotación “limpia” y su contribución a la minería segura y sostenible le ha permitido a Borden obtener sendas subvenciones de 5 millones de dólares canadienses (3,7 millones de dólares USA) cada una, concedidas por los respectivos gobiernos de Ontario y Canadá, destinadas a la electrificación de la mina.

El mineral extraído de la mina de Borden se procesará en las cercanas instalaciones de Porcupine, situadas en Timmins, 180 kilómetros al este.

La explotación cuenta con todos los permisos necesarios y la compañía minera ha firmado acuerdos con las comunidades indígenas locales. Se espera que la explotación entre en fase de producción comercial a partir del cuarto trimestre de este año.

El terreno objeto de la concesión minera, de una superficie de 1.000 km2, está pendiente de nuevas fases de exploración, ya que la minera considera que el yacimiento de oro se extiende a mayor profundidad.

Oroinformacion.com