En San Juan, Alberto Fernández hizo una fuerte defensa de la minería

0
54

Mis principales aliados son los que exportan», dijo el candidato presidencial, que encaró un raid de inauguraciones con el gobernador Uñac y volvió a criticar a Macri por la pobreza

María Paula Etcheberry

SAN JUAN. – En clave electoral y con foco en las actividades productivas y exportadoras, Alberto Fernández visitó la provincia de San Juan, donde respaldó la actividad minera «que se hace con responsabilidad», asistió a inauguraciones de obras y viviendas junto al gobernador peronista Sergio Uñac y, sobre la base del índice de pobreza anunciado anteayer, volvió a criticar con dureza al presidente Mauricio Macri.

Acompañado por una nutrida comitiva y escoltado siempre por Uñac, el candidato a presidente del Frente de Todos consideró la minería sanjuanina un ejemplo de una actividad que genera divisas a través de la exportación, pero sin descuidar «la responsabilidad y ética social».

«Celebro lo que ha hecho San Juan, que es explotar los minerales sin desatender el interés social de las comunidades aledañas. Si no hiciéramos eso, seguramente no estaría a favor de la minería», expresó Fernández ante un auditorio colmado en la nueva sede del Ministerio de Minería provincial, inaugurada ayer por el candidato presidencial junto a Uñac y al ministro de Minería sanjuanino, Alberto Hensel.

«Mis principales aliados son los que exportan», agregó Fernández, en referencia al sector minero. «La Argentina necesita eso, que produzcamos, que exportemos y que entren divisas. Todo eso necesitamos hacerlo con la ética que requiere que vamos para adelante sin lastimar la vida de nadie», concluyó.

Durante las actividades en su gira por la provincia cuyana, Fernández criticó a Macri y buscó mostrarse cercano a la gente.

Frente a una multitud eufórica, encabezó un acto en el Parque de Mayo, donde asistió a la inauguración de una nueva zona del espacio verde nacido durante el centenario argentino. Lo acompañaron, entre otros, el diputado Eduardo Wado de Pedro, la dirigente santafesina María Eugenia Bielsa, el diputado José Luis Gioja y el senador cordobés Carlos Caserio.

Allí, el candidato kirchnerista apuntó contra el oficialismo por la escalada de la pobreza al 35% que dio a conocer el Indec: «Les pido que me ayuden, porque hay posibilidades de vivir en una Argentina más digna. No me voy a dar por enterado de la pobreza después de cuatro años de condenar a los argentinos a la pobreza, como hacen otros», afirmó. Entre los asistentes al acto había militantes de organizaciones sociales, como la CTEP.

«Necesito meterme en los barrios y escucharlos, otros no hacen eso. Y parecen descubrir cuatro años después que la inflación existe. Ningún número cierra si se condena a la indignidad a los argentinos», apuntó nuevamente contra el Presidente.

Precisamente, Fernández venía de visitar junto a Uñac las nuevas viviendas a las que se mudaron las familias de la villa David Chávez, ubicada en el departamento de Pocito. «Es un derecho humano tener una vivienda. Tiene que ver con la dignidad humana», indicó el candidato del Frente de Todos al visitar el complejo habitacional.

«Ojalá que Alberto pase por mi casa. Ojalá que sí», le confesaba a LA NACION Noelia, de 36 años, mientras rompía en llanto. Es una de las vecinas que, junto a sus hijos, ocuparán una de las nuevas viviendas. «Me siento muy feliz. Hace 17 años que estoy esperando mudarme», explicaba.

Alrededor del complejo habitacional, una señora vestía una remera estampada con la imagen de Eva Perón y esperaba la llegada de Fernández para saludarlo. «¡Gracias, Sergio!», le gritaba otro hombre a Uñac, agradecido por los complejos habitacionales. «¡Vamos a ganar el 27, compañero!», arengaba otro.

En todo momento, Fernández se dejó rodear de gente que le pedía selfies, abrazos y saludos. «¡Lo saludé, le di un beso!», exclamó una mujer, eufórica, luego de alcanzar al candidato. «¡Alberto! ¡Alberto!», lo llamaba otra mujer, envuelta en una bandera argentina estampada con la cara de la expresidenta Cristina Kirchner.

Para cerrar la visita a San Juan, Fernández participó de un coloquio titulado «Integración y desarrollo, hacia una industria nacional con un fuerte perfil externo», junto al exembajador kirchnerista Jorge Argüello.

«Por más complicado que sea el escenario en el mercado externo, hay muchas cosas que podemos hacer nosotros mismos. Lo primero que podemos hacer es recuperar el consumo. La idea de volver a poner en marcha la economía depende de nosotros», expresó Fernández.

«Vivimos todas esas tragedias, y los argentinos siempre nos levantamos», concluyó, al recordar la dictadura y las numerosas crisis económicas que enfrentó la Argentina en las últimas décadas.

La multitud allí presente le dedicó el enésimo aplauso, mientras entonaban el ya clásico «Vamos a volver».

Por: María Paula Etcheberry

La Nación