La subida del oro permite a las mineras desempolvar viejos proyectos que no eran rentables

0
73

Uno de los efectos de la subida del precio del oro por encima de los 1.500 dólares la onza es que ha convertido en económicamente rentables algunos proyectos que las compañías mineras habían desechado o cedido a otras empresas porque sus elevados costes de extracción los hacían inviables.

Por José Ángel Pedraza

Entre las conclusiones que se extrajeron del pasado Gold Forum Americas celebrado recientemente en Denver (Colorado, EEUU), se encuentra una que invita al optimismo dentro del sector de la minería de oro: con los precios por encima de los 1.500 dólares la onza, reina un optimismo y una energía en el sector como no se ha registrado en años.

Según explica Nate Trela en Forbes, este rebote en el precio está llevando a las compañías mineras a reevaluar antiguos proyectos que había sido desechados, lo que abre la puerta a posibles operaciones de fusión y adquisición, y anticipa la vuelta de la retribución a los accionistas.

En palabras de George Paspalas, CEO de la minera MAG Silver, a Forbes, “creo que la subida del precio de los metales va a servir para rescatar oportunidades de negocio que se habían archivado o aplazado de forma indefinida. Echando cuentas, puede resultar muy interesante”.

La subida del precio no solo aumenta el interés de las empresas por la exploración, sino que aumenta la rentabilidad de las minas operativas menos rentables. Gracias a este rebote, por ejemplo, los dos gigantes del sector, Newmont Goldcorp y Barrick Gold, tendrán más fácil la desinversión en activos no estratégicos.

Entre estos activos que podrían salir al mercado podrían encontrarse la mina Super Pit, en Kalgoorlie (Australia); la de Hemlo, en Ontario (Canadá); la de Lagunas Norte (Perú); la de Porgera (Papúa Nueva Guinea); o la de Golden Sunlight, en Montana (Estados Unidos).

Retribución a los accionistas

Por otro lado, otro de los efectos de la subida del precio del oro, según han coincidido muchos asistentes al Denver Gold Forum, es que los accionistas de las compañías mineras están esperando recoger parte de los beneficios generados, después de años de inversión en los que la evolución del precio del metal ha sido frustrante.

Según Sean Boyd, CEO de Agnico Eagle, “los accionistas han dejado muy claro que si se genera cash-flow con un activo, ellos están esperando recibir dividendos”.

Por su parte, Greg McCunn, CEO de Asanko Gold, espera que no se repita la “exuberancia irracional” que se dio a mediados de los 2000, en lo alto del ciclo, cuando muchas compañías se sobreendeudaron y han estado reduciendo deuda durante los últimos años.

Oroinformacion.com