Tucumán: YMAD aprobó una propuesta minera sin presencia de la UNT

0
30

Los delegados universitarios dijeron que no pudieron estudiar la oferta que se firmó. En sesión del Consejo Superior se dio a conocer la novedad. Habrá sesión.

Por Roberto Delgado

El proyecto minero de Agua Rica, en el que Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD) se ha comprometido junto con Minera Alumbrera, está empujando a la UNT a tomar decisiones. El directorio de YMAD ya aprobó el 3 de octubre la propuesta, en ausencia de los representantes de la Universidad. Ayer se planteó la cuestión en la sesión del Consejo Superior, en la que representantes de los vecinos de Andalgalá advirtieron sobre la inminente explotación minera que, a su juicio, va a generar daño ambiental.

Los consejeros se anoticiaron de la reunión de YMAD llevada a cabo en Buenos Aires el 3/10. En ella, con la ausencia anunciada de los directores de la UNT, Alfredo Grau y Domingo Marchese, se aprobó la oferta para participar en la futura explotación, en la que YMAD aportará la infraestructura que se utilizó en el emprendimiento de Minera Alumbrera. Grau y Marchese informaron a la UNT que el 30/9 habían pedido prórroga porque no había tiempo de estudiar los cambios a la propuesta que se viene negociando desde hace meses y entregaron un informe a las autoriades. Estas pidieron que Asuntos Jurídicos se expida. Según explicó ayer el vicerrector, Sergio Pagani, todo será presentado al Consejo Superior en una reunión a convocar la próxima semana. Asuntos Jurídicos, por expediente del 4/10, informa que dio aconsejamiento con respecto a uso de la infraestructura, certeza en fechas de pago, supresión de cláusulas unilaterales o abusivas, casos imprevistos, garantía de reversión sin condiciones irrazonables y cumplimiento de estándares ambientrales, “tomando como parámetros las conclusiones de un documento técnico sobre estudio de impacto ambiental del proyecto Agua Rica, producido por la UNT a solicitud de la Municipalidad de Andalgalá en 2008”. Todo esto se ha de ver en la sesión que se debe convocar.

Mientras tanto, el grupo vecinal de Andalgalá, representado por la abogada Mariana Katz, leyó un documento crítico a la explotación minera. Dijo que “una actividad antrópica a gran escala como se pretende realizar es generadora de graves daños al ambiente y promotora del conflicto socioambiental”. Hizo mención al estudio de la UNT que “sostuvo que va a generar 479.000 ton de dióxido de carbono, más polvo en suspensión y fuente de calor”. Añadió que va a impactar en los ambientes glaciares y periglaciares con suba de temperatura; que el clima de Andalgalá se va a transformar en árido; que afectará a poblaciones de Tucumán a la vera del Cochuna y de ríos que cruzan la ruta 38; “también habrá afectacioón de la biodiversidad; desaparecería una especie de rana que es única en el mundo y que se encuentra en el Aconquija” y, agrega, “la actividad extractiva alteraría y produciría deslaves que pueden llegar a tapar a la ciudad de Andalgalá”. Mencionó que puede alterarse la composición química del agua de los ríos de la zona. En su texto mencionan que el proyecto “es socialmente inviable, ecológicamente inadmisible y ambientalmente inviable”.

La decana de Derecho, Adela Seguí, dijo: “Yo entendía que la Universidad no podía apartarse de ese informe técnico”. Añadió que ella pidió que se incluyeran las observaciones de ese infome en cualquier contrato que YMAD emprendiese. Dijo que ayer se enteró de que la reunión se había realizado y que los directores no habían participado. “Tendrían que haber asistido y haber llevado nuestra posición, y, en todo caso, habernos informado de que se estaba por tomar la decisión y de que no podían asistir”

Por Roberto Delgado

La Gaceta