Catamarca: Los Apuntes del Secretario nos cuentan sobre el futuro de Lucía y que piensa hacer Jalil con la minería

0
68

El martes pasado, en la sede central del Consejo Nacional Justicialista, con motivo de conmemorarse el nacimiento del general Perón, hubo una movida de campaña del Frente de Todos.

No sólo estuvo Alberto Fernández, el principal orador, sino también gobernadores, intendentes, autoridades partidarias y hasta candidatos a integrar un hipotético gabinete si el sector repite en octubre el triunfo obtenido en las PASO. Entre todos ellos, en su calidad de vicepresidente segunda del PJ, se la vio a la primera mandataria de Catamarca, que fue ubicada al lado de lo más granado de la dirigencia nacional. La foto de la reunión, por si sola, refleja la posición que ostenta Lucía Corpacci en estos momentos y pone en perspectiva una tarea protagónica para los próximos tiempos, que estaría más allá de la condición de diputada nacional que ratificará en las elecciones del 27 de octubre. ¿Quién puede dudar que resultará electa si, el pasado 11 de agosto, le sacó más de 72.000 votos a Rubén Manzi y más de 115.000 a Luis Barrionuevo cuando hay dos bancas en juego?

Por lo expuesto, no son pocos los que sospechan que Lucía podría ocupar algún cargo de trascendencia en el gabinete de Fernández si este, finalmente, alcanza la presidencia. Descartado Desarrollo Social, donde el bonaerense Daniel Arroyo “es fija”, se especula que la gobernadora podría recalar en áreas claves como la minería o el ministerio de Salud. Pero, independiente del cargo futuro o su permanencia en el Congreso, está asegurado el nexo que, a favor de Catamarca, tendrá con la Casa Rosada. Con ello se desvirtúan totalmente las versiones que, a partir de no haber aceptado ir por un tercer mandato de gobernador, predecían un lento retiro de la política.

Volviendo al discurso de Alberto Fernández en la sede de la calle Matheu, se pueden rescatar algunas “perlitas” para tener en cuenta. Por empezar aseguró que, por todos los medios, buscarán enfrentarlo con Cristina Kirchner, a la cual resaltó como la máxima referente y estratega de la coalición electoral. En segundo lugar abogó “por un PJ que me ayude. No lo quiero dormido. Lo quiero activo y que me señale los errores que podría llegar a cometer si la gente confía en nosotros”. Lo más jugoso llegó cuando habló de la intervención partidaria que, durante cuatro meses de 2018, ejerció el catamarqueño José Luis Barrionuevo por decisión de la jueza María Servini de Cubría. En esa dirección, sin nombrarlo, dijo, “aquí no están los que decían ser peronistas y fueron a pedir la intervención en actitud vergonzante, indecente e inmoral”. Queda más que claro. No hacía falta nombrar al gastronómico.

Raúl Jalil, una vez más, ratificó hace 48 horas su compromiso con Andalgalá, a la que visita desde antes que fuera consagrado candidato a gobernador. Volvió a repetir que, desde un futuro gobierno, ejecutará un plan para afianzar la producción y contribuir a las obras básicas que, desde hace décadas, requiere el departamento. Sin exponerlo públicamente, hizo su apuesta a favor de la minería y mostró confianza en que la Justicia allane los caminos para reiniciar las explotaciones que, aparte de brindar puestos de trabajo, servirán para otros proyectos sustentables y que no pudieron hacerse con las ganancias, muchas de ellas malgastadas por la política, que dejó Alumbrera. En relación a esto, vale destacar las acciones que proyecta la multinacional Yamana, propietaria de Agua Rica, que acaba de firmar un convenio con la Uocra para capacitar a unos 200 futuros operarios en oficios relacionados con la construcción.

El Esquiú.com