Olavarría: Desde AOMA plantearon que «no han reubicado a nadie» en la planta L’Amalí II

0
64

El dirigente Alejandro Santillán, Secretario General de la Seccional AOMA Olavarría, marcó su preocupación por el destino de los trabajadores de la planta en Sierras Bayas y también por los de la planta La Protegida. Destacó que las canteras locales producen «de un 40 a un 50 por ciento de su capacidad normal».

«Hubo una nueva directiva por parte de la gerencia de Loma Negra: que la planta se va a detener, o van a trasladar a los trabajadores, recién a principios del año que viene. Obviamente que esto fue una tirada de oreja del gobierno a la empresa», aseguró Alejandro Santillán, secretario general de AOMA Olavarría, al analizar el inminente cierre de la planta cementera en Sierras Bayas y la posible reubicación de los trabajadores en la nueva fábrica L’Amalí II.

El dirigente señaló que hasta el momento «no han reubicado a nadie» y evaluó que ante la presunta presión oficial «la empresa Loma Negra sale con este anuncio tan mentiroso, ficticio y poco real para este momento de los 120 puestos de trabajo que van a generar en L’Amalí II, que sí los van a tener pero dentro de un año o un año y medio», opuso.

Como contracara, con preocupación reveló que por estos días «en la planta La Preferida, que es una de las empresas de Loma Negra, no le quieren renovar el contrato a los trabajadores, donde no estamos de acuerdo y no vamos a permitirles que desvinculen a ningún trabajador», advirtió.

Así, dejó entrever se trataría de una estrategia para evitar críticas ante el crecimiento del desempleo, al sentenciar que para cuando esos puestos de trabajo se efectivicen «falta mucho, unos cuantos meses, pero hay gente que no tiene trabajo hoy. Estoy muy preocupado y cansado de las mentiras de Loma Negra».

Hasta el momento, «los trabajadores están en sus puestos, no han sacado a nadie, han ofrecido prejubilaciones o arreglos pero nadie se va por la situación». En ese contexto, planteó su disgusto porque «no me puedo olvidar que el querido intendente (Ezequiel Galli) dijo que la mayoría de la gente va a ser de Olavarría» y marcó cierta inconsistencia en esa afirmación porque «tuvo una oportunidad histórica: los que hoy están construyendo en L’Amalí podrían ser todos de Olavarría y la verdad que ha tenido poco peso para poner a los trabajadores de Olavarría que están sin trabajo».

Santillán no dudó al remarcar que «el problema de Sierras Bayas es el mismo que el de la planta de Barker y el de la planta de San Juan; son dos temas muy puntuales: la falta de inversión y el gobierno también es responsable por la dolarización de las tarifas, que ha empujado la baja demanda de cemento y eso ha empujado a las empresas a reducir las plantas menos operativas y a las que necesitan más consumo energético las han detenido y han centralizado donde tienen las plantas modernas», denunció el referente local de AOMA.

«A eso hay que sumarle que hoy no hay obra pública. Hay muy bonitos carteles en las rutas en los diferentes lugares pero se están haciendo pocas cosas y me remito a los hechos porque se puede comprobar que los kilómetros de rutas que anuncian no son cifras superiores a lo que se ha hecho en otro momento», resaltó.

En definitiva, el sindicalista atribuyó el anuncio a «un tema político porque anuncian el cierre de la planta y a los 4 días vino el querido presidente a Olavarría, y 20 días antes había venido el Subsecretario de Minería de la Nación a conocer canteras, otra de las cosas que me preocupa muchísimo».

Sobre la situación de las empresas mineras locales, planteó que «hoy las canteras están produciendo de un 40 a un 50 por ciento de su capacidad normal, y cuando la minería no trabaja en sus volúmenes normales empieza a afectar a un sinfín de otras actividades que están alrededor o prestando servicios a la minería, llámese transporte, industria metalmecánica, construcción o vialidad, que quedan detenidas por la falta de inversiones».

En consecuencia, «me parece muy desagradable que utilicen estos anuncios porque le han generado muchas expectativas a gente que no tiene trabajo por esos 120 puestos de trabajo que en realidad se van a generar dentro de un año pero hay que ver si toman gente nueva o reubican ahí a gente de las distintas plantas. La misma empresa Loma Negra es la responsable de no invertir en las plantas que han cerrado».

Por último, Alejandro Santillán aludió a una posible maniobra de vaciamiento de la fábrica apuntada porque «hace 2 años veíamos que la planta de Sierras Bayas estaba cada vez menos operativa, que los turnos y los despachos bajaban, entonces reubicábamos la gente cuando se producía una vacante en las otras plantas. En 2008 había más de 100 trabajadores y ahora estamos con en total en 45 con los puestos jerárquicos», lamentó.

El Popular