Mendoza: Tras 50 años aprueba un proyecto minero y le reabre la puerta al sector

0
26

El proyecto minero Hierro Indio, en Malargüe, en el sur provincial, logró esta semana la aprobación final legislativa de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

En medio de temores, incertidumbre y grandes expectativas del sector minero, Mendoza le puso nuevamente primera a la actividad, después de medio siglo. De esta manera, la provincia del oeste argentino vuelve a reactivar no sólo a un sector que estaba paralizado, sino a abrir el debate de la matriz productiva, de cara al futuro.

El inicio de la movida tiene nombre y apellido: el proyecto minero Hierro Indio, en Malargüe, en el sur provincial, logró esta semana la aprobación final legislativa de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

En el medio, hay una ley clave que busca ser modificada por los empresarios, con aval del Gobierno. Se trata de la norma «antiminera» 7.722, que prohíbe el uso de sustancias como el cianuro, la cual fue sancionada hace más de una década. Es más, en 2015, la Suprema Corte declaró la «constitucionalidad» de la ley, tras una masiva demanda de las compañías del sector.

De lograr el difícil cambio, sobre todo por la resistencia de sectores ambientalistas y populares, Mendoza le allanará el camino a diversos proyectos de extracción metalífera a gran escala de oro y cobre, entre otros minerales. Por eso, según advierten los especialistas, también serán de extrema importancia los controles ambientales que se dispongan.

Mientras, Hierro Indio será una realidad, como lo fue durante el siglo pasado, hasta que quedó inactiva en la década del 70. Aunque en esta primera etapa sólo se realizarán tareas de exploración, «sin químicos y con poca agua», según explicó a LA NACION la gobernación, el objetivo final es la extracción del metal, que hoy tiene un valor promedio de mercado de 100 dólares la tonelada. Se cree que en el yacimiento se podrán extraer unas 50 toneladas diarias y producir así el tercio del hierro que importa actualmente el país, ya que el otro proyecto, denominado Sierra Grande, en Río Negro, quedó fuera de operaciones hace tres años.

«Los procesos de localización del hierro en la roca serían con magnetómetros, por eso no hay que usar métodos que se utilizan en otros minerales», indicó el empresario Guillermo Re Kühl, presidente de Hierro Indio, quien, a su vez, aseguró que la modificación de la ley 7722 es «una decisión que deberán tomar los legisladores».

La votación de este martes en la Legislatura resultó treinta votos a favor, cuatro abstenciones y uno en contra. La última aprobación de un proyecto minero fue a comienzos de los años 70 con la autorización de las tareas en la mina de uranio Sierra Pintada, en San Rafael.

Para esta instancia exploratoria, que durará unos tres años, se estima una inversión de 2 millones de dólares, por lo que no se trata de un proyecto de grandes dimensiones. Sin embargo, es el primer paso para la reapertura de una actividad que suma cada vez más adeptos, aunque está latente la resistencia social y de la Iglesia, aún con los niveles de empleo en la provincia.

La Nación