El precio del litio acumula un desplome del 50% en el último año

0
60

    La primera «crisis del litio» parece haber llegado incluso antes de la popularización de los coches eléctricos, pues actualmente el precio de este metal se ha desplomado en al menos un 50% en el último año.

El litio es un elemento clave en la fabricación de las baterías eléctricas de hecho a principios del mes de octubre se le rindió homenaje a tres científicos por su trabajo en el desarrollo de baterías de iones de litio, tecnología clave para el desarrollo de los coches eléctricos, dispositivos móviles y diversos dispositivos inteligentes.

Para entender un poco más lo elemental que es este metal en los coches eléctricos, smart phone y otros dispositivos, podemos leer la referencia que nos deja el portal adslzone.net, donde describe que cada coche eléctrico con una batería de 70 kWh usa en torno a 62 kg de carbonato de litio, mientras que los móviles usan en torno a 62 gramos dependiendo de la capacidad. De esos 62 kg en las baterías, en torno a 11,7 kg corresponden a litio puro, ya que también hay sal en esa composición. En el caso de los coches también encontramos otros materiales como níquel, manganeso, cobalto o aluminio que también son claves en su fabricación.

El crecimiento del litio en cuanto a precio, se remonta desde que el metal se empezó a utilizar en la tecnología de Ion-Litio, que provocó que la tonelada de litio subiera de precio, desde los USD 450 que costaba en el año 2.003 hasta los USD 3,000 en 2.009.

Pero faltaba la llegada de la verdadera fiebre del litio, que se remonta al año 2.016, cuando su precio llego a triplicarse hasta finales del 2.017, en ese momento países como Bolivia, Chile, Argentina y Perú, acreedores de más del 85% de las reservas de litio del planeta emprendieron una carrera por liderar el mercado aún más.

Sin embargo, a pesar de ese gran incremento y aunque el metal resulte muy importante para el mundo actual, su precio no ha parado de bajar desde inicios del 2.018 hasta hoy en día y esto pone en aprieto a productores de la talla de Albemarle Corp y Tianqi Lithium Corp, los cuales indican, que el precio del litio ha descendido un 50 % desde el año 2.018, debido fundamentalmente a los cálculos erróneos a la hora de planificar la demanda.

Según datos de Canaccord, la oferta global supera la demanda en aproximadamente un 5 por ciento, es decir, su precio estaría desplomandose por exceso de producción y escasa demanda, esto último porque los coches eléctricos se han implementado de manera muy lenta aún y porque en China los coches eléctricos cayeron un 33 % en septiembre debido a que el gobierno dejó de ofrecer subsidios.

Pero esta crisis podría ser pasajera

Actualmente se demandan casi 400.000 toneladas de litio en todo el mundo, y para 2025 se espera que esa cifra se duplique hasta las 800.000 toneladas, lo que implicaría tener que incrementar la capacidad de producción actual. Por el contrario, los extractores de este metal blanco han reducido la capacidad de producción para evitar que el precio siga cayendo, respondiendo así a las demandas de los inversores que exigen una mayor rentabilidad.

Por ello, se espera que de cara a 2020 el precio del litio suba, lo cual hará a su vez que el precio de las baterías también aumente ligeramente, estando actualmente en precios mínimos de los últimos años. Veremos si la actual crisis de Bolivia no provoca un aumento aún mayor del esperado de este material. 

De momento las baterías de los coches eléctricos dependen de otros materiales cuyo precio también ha caído en la misma proporción. El cobalto, otro metal utilizado para el desarrollo de baterías, llegó a valer USD 100,000 por tonelada en marzo del año pasado pero ahora ha bajado hasta los USD 30,000.

worldenergytrade.com