San Juan: La escombrera que se hizo escuela

0
123

Una recuperadora de pasivos de cuarzo, mica y feldespato se convirtió en espacio de prácticas de los futuros técnicos mineros vallistos. La experiencia en donde lo ambiental y lo didáctico completan un círculo virtuoso.

Por Ángeles Irusta

Una recuperadora de pasivos ambientales mineros de Valle Fértil se convirtió en el espacio de las prácticas de campo de las tecnicaturas mineras que la UNSJ dicta en esa localidad. Se trata de RPA Minerales, una recuperadora de cuarzo, mica y feldespato perteneciente a Pedro Ferreira y en cuya planta cumplen sus prácticas los alumnos de la Tecnicatura Universitaria en Explosivos y Voladuras y la Tecnicatura Universitaria en Beneficio de Minerales que se dictan en esa localidad. Allí y una vez por semana desde agosto a mediados de noviembre, los alumnos conocen sobre los procesos de trituración para la clasificación de cuarzo y feldespato, y también se trasladan al laboratorio del lugar para análisis de la calidad del producto. A su vez también llegan a una cantera de la zona perteneciente a ARG Minerales (es una cooperativa de trabajo) donde amplían sus prácticas.  “En mi planta toman muestras de lo que muelen y trituran para luego hacer análisis de calidad en el pequeño laboratorio que tenemos, estas muestras también las llevan a los laboratorios de la UNSJ para poner en práctica procedimientos químicos”, contó Pedro Ferreira, el dueño de la recuperadora que no dudó en abrir las puertas de su planta para la formación de los alumnos.

Esta es la primera vez que en el Valle se hacen estas prácticas que permiten afianzar los conocimientos brindados en clase a los alumnos. Análisis de Mena, Génesis de yacimiento y Clasificación de Minerales, son algunas de las cátedras en las que ha podido profundizar a través de esta experiencia. “Es muy importante que los mineros de Valle Fértil se hayan comprometido a brindar sus instalaciones para que los alumnos puedan vivenciar lo que en futuro puede ser su campo laboral”, destacó Mónica Ramírez, jefa del Departamento de Ingeniería de Minas de la UNSJ, entidad de la cual dependen estas carreras. “Estas experiencias son motivadoras y muy agradecidas por los alumnos y más cuando en ello pueden percibir el compromiso de su propia comunidad en su formación profesional”, sumó Ramírez.

Para Pedro Ferreira, por su parte, es lo que él llama “posibilidad de transferencia”. Ferreira hace dos años fue uno de los beneficiados con 250 mil pesos por el Programa de Asistencia Financiera para la Pequeña y Mediana Minería otorgado por el Ministerio de Minería provincial. Este monto le permitió llevar adelante su proyecto de recuperación de pasivos ambientales en Valle Fértil mediante la selección granulométrica del mineral descartado. Así pudo montar una modesta planta cuyos productos, a fines del año pasado, comenzó a insertarlos en el rubro de pisos industriales y filtros para piletas “Pude concretar un proyecto que brinda un beneficio ambiental, ahora también tengo la posibilidad de devolver la oportunidad que tuve dando espacio a que los estudiantes puedan realizar sus prácticas”, dijo Ferreira. Actualmente, su desafío se centra en ampliar el volumen de producción de su planta con la incorporación de nuevas maquinarias como trituradora y zaranda, a través del programa de Ventanilla Abierta del Ministerio de Minería local.

Las carreras

Las tecnicaturas mineras universitarias se dictan en Valle Fértil desde el año pasado. Tienen una duración de dos años y medio y se trata de la única cohorte, situación que se podría repetir en el caso de que una vez que estén los egresados, exista demanda en la comunidad. Estas tecnicaturas llegan tras un acuerdo entre la UNSJ, el Ministerio de Minería y la Municipalidad de Valle Fértil. La Facultad de Ingeniería a través de Ingeniería de Minas, provee el personal docente requerido para el dictado académico. El hospedaje, traslado y viáticos es compartido entre el Ministerio y el municipio.

Diario de Cuyo