Catamarca: «No hay forma de hacer minería sin que afecte el planeta»

0
40

La semana pasada se realizaron en la Universidad de Catamarca las IV Jornadas Nacionales de Ecología Política, que organiza el Doctorado en Ciencias Humanas de la Facultad de Humanidades, el Equipo de Investigación Ecología Política del Sur (CITCA, Conicet-Unca) y la Institución Be.Pe, entre otras. En ese marco llegaron a Catamarca docentes e investigadores de trayectoria internacional.

El Ancasti dialogó con Edgardo  Lander, profesor universitario que llegó desde Venezuela y que  conforma distintos equipos de investigación y activismo político  e intelectual para abordar las problemáticas del desarrollo.

«La ecología política es un ámbito académico tanto  de perfeccionamiento intelectual como de lucha de movimientos en distintos lugares del mundo que están  enfrentando los retos de una profunda crisis  en los que el patrón tecnológico, las formas de producción, las nociones de progreso, el crecimiento sin fin en un planeta limitado están conduciendo a procesos de devastación muy acelerados», explicó al referirse al sentido de la ecología política. «Hay  un claro consenso de que la situación es grave y nos estamos aproximando a un momento de cambios climáticos tan catastróficos como irreversibles. Y es necesario frenar esto a cómo de lugar a muy corto plazo.  Hoy estamos utilizando la capacidad de reproducción de la vida en una forma que va más allá de la capacidad de reposición. Hoy estamos viviendo como si tuviéramos  más de un planeta  «, manifestó.

En este plano consideró que no hay forma de desarrollar minería sin generar un impacto negativo en el ambiente.

«No hay forma alguna de hacer minería que no afecte ecológicamente el planeta. En Venezuela  hay un ministerio de Minería Ecológica y eso es una especie de oxímoron. Obviamente se necesita la extracción para las necesidades básicas de la población, pero hoy nos encontramos en una situación donde hay un asalto masivo  que hace posible la extracción a escalas inimaginables . Por razones políticas y tecnológicas se avanza hacia nuevas fronteras de explotación, lo que antes parecía  imposible explotar a 5000 metros en la Cordillera de Argentina y Chile hoy, existen la tecnología y el capital que lo hace posible», reflexionó

El Ancasti