Neuquén demandó a la minera Vale

0
164

Mientras en la provincia de Mendoza la compañía brasilera Vale logró un acuerdo que la exime de acciones judiciales en su contra, en la provincia de Neuquén la situación es la contraria: el Estado neuquino demandó a la compañía y le exige que le reintegre los millonarios aportes que hizo para el ferrocarril que iba a construir la minera.

Potasio Río Colorado se denomina el proyecto minero que se emplaza en el tramo superior del río Colorado y que busca explotar los enormes mantos de cloruro de potasio que se encuentran a unos 1.000 metros de profundidad. El yacimiento se extiende entre las provincias de Mendoza y Neuquén, con mayor desarrollo en la primera de ellas, de allí que las instalaciones se encuentran en el paraje Pata Mora, en el departamento Malargüe.

Hace varios años, Vale consideró inviable la inversión y abandonó el proyecto. Entre el año pasado y este, logró alcanzar un acuerdo con el gobierno de Mendoza para traspasarle la iniciativa con el compromiso de que no habría acciones de ningún tipo en su contra.

En la provincia de Neuquén no ocurrió lo mismo. De hecho, el gobierno de Omar Gutiérrez está cada vez más cerca de cobrar una demanda millonaria. La sala civil del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) declaró inadmisibles los recursos presentados por Potasio Río Colorado SA, la empresa a la que el Estado le reclama una deuda de 4.4000.000 dólares, más intereses, en concepto del aporte correspondiente al inicio de la obra por la construcción del frustrado ferrocarril minero.

El proyecto tenía como propósito crear una vía destinada a transportar el potasio que se obtuviera en Mendoza hasta Bahía Blanca. La traza atravesaba Neuquén, con un impacto directo en la localidad de Rincón de los Sauces.

Suspendido.

La empresa firmó con la provincia un acta mediante la cual se comprometió a aportar sumas de dinero, cumplidas ciertas condiciones. La compañía consideró que estas no se concretaron, y que cuando se suspendió el proyecto también lo hicieron sus efectos. El 15 de mayo de 2013 el gobernador, Jorge Sapag, dictó un decreto en que determinó el monto de la deuda e instruyó al fiscal de Estado a iniciar el juicio contra Potasio.

El 3 de diciembre de 2018 la jueza Elizabeth García Fleiss le dio la razón a la empresa, que se presentó como subsidiaria de la brasileña Vale SA. Sin embargo, el 18 de junio de 2019 la Cámara Civil de Neuquén revocó la sentencia. Los magistrados dijeron que «en modo alguno resulta aplicable al caso la figura de la frustración del fin del contrato».

Laarena.com.ar