Mendoza: Irrigación reconoce que en Mendoza «se reparte muy mal el agua» y no le cierran la puerta a la minería

0
317

Así lo manifestó el superintendente del Departamento General de Irrigación, Sergio Marinelli. Aseguró que existen «ineficiencias desde que el agua baja de la montaña hasta que llega a un vaso o a regar una planta». Sostuvo que «se puede incluir la minería» siempre y cuando se gane eficiencia en otros sectores.

Por Mariano Bustos y Victoria Chales

Si bien el tratamiento de las reformas a la ley 7722 no prosperaron esta semana en la Legislatura, no se descarta que su debate se de en el corto plazo. Al ser consultado sobre  la posibilidad de desarrollar minería en Mendoza y la existencia del agua que se necesitaría para ello, el superintendente del Departamento General de Irrigación, Sergio Marinelli, reconoció que sería posible si se corrigen los problemas que existen en el reparto del recurso.

«El agua para la minería la podemos sacar siempre y cuando ganemos en eficiencia en otros sectores», aseguró y puso como ejemplo el riego por goteo, la impermeabilización de canales, etc. «Se puede hacer minería con la misma cantidad de agua, pero con un uso más eficiente», subrayó.

Firma convenio Irrigación con agencias de publicidad

«Es como si una casa tiene un tanque de 500 litros y una persona está tres horas en la ducha y se gasta el agua, el resto no se puede bañar. Ahora, si distribuyen el tiempo, se van a poder bañar todos con ese agua. Es más o menos lo mismo», expresó el funcionario.

Haciendo autocrítica sobre el reparto del agua en Mendoza, Marinelli reconoció que «se reparte muy mal». «Es una larga tarea que me va a superar a mí en el tiempo hasta que lleguemos a ser eficientes desde que sale el agua del dique hasta que riegue la planta o llegue al vaso de agua de la gente o el uso que le den en sus casas», sostuvo Marinelli en MDZ Radio.

Además, el responsable del DGI admitió que «hay muchas discusiones en el aire con poca información» e incluso que «mucha gente tiene miedos que a veces responden a cuestiones irracionales». «Hay una falsa discusión de que la ley 7722 defiende el agua. Al agua la defiende la Ley del Agua desde 1884, que define usos prioritarios y los procedimientos para repartirla con equidad. Con una prioridad absoluta para el uso poblacional, en segundo lugar la agricultura, la industria y la última sería la minería», aseveró.

«Es decir que por más que se derogue la 7722, si vienen emprendimientos mineros que van a demandar agua, le diríamos que no en base a la cantidad de agua disponible para darles», afirmó Marinelli en Vos sabrás.

Pero también reconoció que en gran parte la escasez se debe a la ineficiencia que existe tanto en el uso agrícola como en la propia población. «Hay productores que de cada 100 litros de agua 13 van a la planta. Se queja de que no le alcanza el agua, pero no le alcanza porque riega muy mal. Riega como regaba su abuelo y nadie le enseñó otra manera», esgrimió y dijo que hace falta «una ardua tarea de concientización».

Según manifestó, un paso importante que se ha dado en ese sentido fue cambiar el paradigma de entregar agua a demanda y no de acuerdo a la oferta hídrica.  Básicamente, lo que sucedía en el pasado es que se daba agua de acuerdo al agua que había, sin tener en cuenta la demanda de los productores. Marinelli dijo que eso es un error porque cada finca tiene una necesidad diferente porque una pastura no requiere el recurso de la misma forma que una viña o un frutal. «A pesar de ello, el agua les llegaba a todos por igual. Estamos tratando de cambiar para entregar el agua a la demanda del productor», señaló.

Mdzol.com