Salta: Desde el Consejo Económico Social analizan el desafío de la provincia con la minería

0
78

El lunes pasado se realizó la última reunión del año del Consejo Económico Social de Salta. Hubo un balance del año del que participó el gobernador Juan Manuel Urtubey y también fue la última reunión de Julio César Loutaif como presidente de la institución que agrupa a sectores sociales, universitarios, gubernamentales, empresariales y productivos de la provincia. Con el fin de la actual administración del gobierno provincial se termina el mandato de Loutaif, quien en diálogo con El Tribuno hizo un balance de su gestión.

Por Pablo Ferrer

 “La ley le da dos funciones básicas al Consejo: ser órgano de consulta de los poderes públicos y la actualización del plan Salta 2030. Esas dos funciones la hemos ido cumpliendo durante estos años, en cuanto al monitoreo del plan lo empezamos a fines de 2017 cuando lo actualizamos. Es decir que mantuvimos los ejes estratégicos del plan”, dijo.

¿Cuáles fueron los avances más destacados que se cumplieron bajo el plan Salta 2030?

Hubo muchos avances. Por ejemplo, en materia de educación en el plan formulado en 2009 lo que aparece era que había municipios sin escuelas secundarias y una de las metas era que existan esos establecimientos. Hoy todos los municipios tienen escuelas de nivel secundario. Del mismo modo no había en todos los departamentos de la provincia educación terciaria y era algo que lo planteaba el plan, de que haya por lo menos un terciario en cada uno de los departamentos. Hoy existe esa educación disponible. Otra cosa es que había que avanzar en salas de 4 y hoy en día estamos en alrededor del 80% de cumplimiento de esa meta. Después algo que siempre destaco es el tema del turismo, que es una política de Estado, no se le ocurriría a ningún gobernador dejar que decaiga el turismo en Salta, tenemos que seguir haciendo promoción, instalar el destino turístico vinculado a la belleza natural, a la cultura. Cuando hicimos la revisión del plan, trabajando tanto con el sector público como el privado, se puso como meta para el 2020 dos millones de arribos, bueno esa meta se va a cumplir este año.

El ordenamiento territorial en relación a la ley de bosques es un tema que muchas veces trató el Consejo, pero a pesar de todos los esfuerzos que se hicieron desde el cuerpo consultivo se avanzó muy poco o nada por parte del Estado provincial sobre ese tema que es clave para el desarrollo de Salta. ¿Comparte esa mirada?

Acá hay que compatibilizar la sustentabilidad con lo productivo. Eso está en el plan, cómo se hace y cuáles son las alternativas. Acá se barajaron distintas alternativas, por ejemplo hacer ganadería bajo monte (silvopastoril) sobre la que no hay muchas experiencias en Argentina al respecto y aparentemente no dan los números para esa producción. Sinceramente creo que hay lugares de la provincia que ya están depredados. Esa es una opinión mía, no está en el plan. Hay muchas partes del Chaco salteño que están depredadas y que habría que remediarlas.

Serían lugares que están pintados de amarillo bajo el ordenamiento vigente…

Algunas zonas pintadas de amarillo, otras por conflictos de titularidad de la tierra, me parece que esos son aspectos que hay que abordarlos con decisión. Originariamente, en el plan una de las patas fuertes sobre la que está asentado el desarrollo de Salta es la ganadería y si bien se creció en cantidad de cabezas de ganado, creo que puede crecer mucho más si nosotros podemos mejorar la tecnología y paralelamente incorporar algunos lugares. Por otro lado, nosotros no hemos recibido nunca los fondos prometidos por Nación que estipula la Ley de Bosques.

De todas maneras, lo que es el diseño del ordenamiento territorial, dónde se puede producir y dónde no, lo determina la Provincia y en ese sentido me refería a que no se avanzó…

Sí, lo define la Provincia y te explicó algo más, el ordenamiento territorial tiene que revisarse cada cinco años, eso lo dice la ley (la revisión tendría que haberse concretado en 2014) con lo cual la ley nuestra ya tuvo que haber sido revisada, se tuvo que haber hecho un balance de cómo se ha ido cumpliendo en Salta la ley de ordenamiento y a lo mejor se podría plantear la modificación de la ley. El tema es que siempre está la puja entre el productivismo y el ambientalismo, pero creo que pueden convivir los dos en la provincia. Desde mi punto de vista hay que revisar la Ley de Ordenamiento Territorial que hoy tenemos.

¿Ese sería uno de los mayores desafíos de la próxima gestión de gobierno?

Es uno de los desafíos más importantes como también no va a dejar de ser un desafío el tema de la minería.

¿En qué sentido?

Salta tiene una tradición y una consideración a nivel nacional e internacional respecto a que la minería de la provincia es sustentable desde el punto de vista ambiental. Lo que pasa es que ahora básicamente lo que nosotros explotábamos y exportamos en mayor medida es el borato, ahora vamos a tener litio y eso implica un desafío también y la verdad es que lo que tendríamos que buscar es que también se compatibilice porque en la Puna hay un atisbo de conflictividad primero por la cuestión laboral y por planteos de comunidades originarias, eso creo que también, en la medida que vaya creciendo la actividad minera, también va a ser un desafío.

¿Cómo va a ser el trabajo del Consejo en la próxima gestión, ya se está hablando sobre eso?

Seguramente que en estos días voy a tener reuniones con la gente del nuevo gobierno, si bien ya he tomado contacto con algunos de todas maneras creo que queda un camino hecho. Hemos terminado la otra parte de la actualización del plan Salta 2030, estamos trabajando y terminando una aplicación para celular que va a tener 90 indicadores que van a permitir ir evaluando cómo marcha cada una de los sectores que tiene el plan. Creo que el gobierno que viene tendrá el lugar donde funciona el Consejo que está totalmente equipado y es muy chica la estructura del consejo que desde hace dos años recibe para gastos y funcionamiento 140 mil pesos por mes y eso alcanza, porque unas de las cosas que hemos propuestos, más allá de que todos los consejeros somos ad honorem, es no generarle más gastos al estado, de manera que el presupuesto del consejo es relativamente nada, es bastante austero y funciona bien. De hecho, si a nivel nacional están pensando en la creación de un consejo económico y social debe ser que sirve.

¿Tendría que existir alguna normativa que permita que las resoluciones del Consejo sean más vinculantes con la gestión de gobierno?

Convengamos que siempre fracasaron los proyectos de ley de creación del consejo enviado a la legislatura por una cuestión de que muchos legisladores piensan que la función del consejo se podría superponer con el de la Legislatura. Los consejos consultivos hacen dictámenes que no son vinculantes, en el mundo funciona así, aunque hay algunos lugares donde son vinculantes. Me parece a mi, por ejemplo, que el presupuesto provincial podría enviarse antes al Consejo para su debate, porque es la herramienta de gestión del estado y estaría bueno que se lo pueda ver e incluso dictaminar aunque no sea vinculante. Nosotros hicimos un dictamen sobre un proyecto de ley de tierra pública donde dijimos que no nos parecía que el proyecto sea bueno y al final del camino ese proyecto no se trató con lo cual digo que sea vinculante o no tiene cierta relatividad, porque lo que importa es que si vos tenés 30 entidades de la más diversas que te dicen que no es el camino y si un gobernante va por ese camino iría en contramano con lo que opinan muchas entidades. Aún así creo que hay que modificar la ley del Consejo para que tenga iniciativa legislativa, para presentar proyectos de ley.

En las convocatorias que hizo el Consejo a los candidatos a gobernador de las últimas elecciones no participaron Gustavo Sáenz ni Sergio Leavy, quienes eran los que más chances tenían de ganar ¿Esas inasistencias pueden poner en duda la continuidad del Consejo?

No tengo duda que va a continuar. He tenido la oportunidad de intercambiar información con algunos de los que van a ser funcionarios. Si bien no hemos podido tenerlo a Sáenz ni a Leavy por ahí por razones de agenda, pero no porque no les interese la institución y el plan. El Plan Salta 2030 le puede dar al gobierno algunas líneas directrices a seguir y el Consejo le puede dar también esa impronta de consulta y de participación en una sociedad que ca    da vez quiere participar más.

El Tribuno