Un informe internacional sobre oro ilegal en Colombia demuestra la devastación de sus tierras

0
61

Un reciente estudio revela que en Colombia la actividad de la extracción ilícita de oro tiene arrasadas 52.000 hectáreas de tierra. El Informe del Minminas, la embajada de Estados Unidos y la ONU revela, además, que el 78% de esta práctica se concentra en Antioquia y Chocó.

La cifra fue revelada en el informe “Colombia, explotación de oro de aluvión: evidencias a partir de percepción remota 2018”, realizado por el Ministerio de Minas y Energía, la embajada de Estados Unidos en Colombia y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, según ha publicado un amplio artículo de “Portafolio”.

Los resultados del estudio indican que el país pasó de 83.620 hectáreas en 2016 a 92.046 hectáreas en 2018 dedicadas a la actividad (entre legal e ilegal). De igual manera, otro de los puntos que más llama la atención del estudio es la reducción leve (3.000 Ha.) en la citada explotación ilegal de oro en lechos de río, ya que eran 55.000en el 2016.

Así mismo, el informe subraya que el 57% de las evidencias encontradas se realizan en áreas sin ningún tipo de permiso para desarrollar actividad minera, mientras que el 36% es en zonas en proceso de formalización para ser considerada como actividad legal y, el 7% restante, cumple con los requisitos que dictan las autoridades ambientales y tienen la obligación de la restauración del área intervenida.

“Este estudio, geográfico muestra cuantas hectáreas están ocupadas con explotación ilícita de oro de aluvión. Y la tarea del Gobierno a partir de esta información, es traer a la legalidad a los mineros artesanales que aún quedan en ese 57%, y así mismo establecer con las autoridades en que zonas es donde los grupos ilegales hacen esta práctica”, señaló a “Portafolio” la viceministra de Minas, Carolina Rojas.

La funcionaria agregó que desde el MME se han ofrecido nuevas fórmulas para que más mineros logren pasar a la legalidad.

“Para esta tarea se incluyó en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) una serie de herramientas que van a permitir las tareas de formalización, así como el de hacerles un acompañamiento desde el punto de vista extractivo, como ambiental, para que cumplan con todos los requisitos”, precisó Rojas.

En abril el presente año “Oroinformación” publicaba el artículo “Las mafias del oro en Colombia: el 80 por ciento de la extracción se realiza de manera ilegal”, en el que se destacaba que habían “Saltado las alarmas internacionales en el sector de los metales preciosos cuando el pasado año se descubrió que el 80% de las extracciones de oro en las minas de Colombia se realizaban ilegalmente. Pero no solo el problema estriba en que la minería colombiana está mayoritariamente fuera de la ley, sino que tanto la producción como su comercio está controlada por mafias y grupos guerrilleros que se embolsan cantidades millonarias muy superiores a los beneficios que aporta el narcotráfico”.

“Las disidencias de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), la guerrilla del Eln (Ejército de Liberación Nacional), el Clan del Golfo y otras bandas criminales emergentes son los mayores protagonistas del negocio ilícito. Incluso muchos nichos de explotación artesanal o informal de oro han sido poco a poco captados por estas organizaciones de tipo mafioso que operan en parques naturales, páramos y zonas de reserva, así como en lugares apartados en las orillas de los ríos y minas escondidas selva adentro: Chocó, Antioquia, Cauca, Nariño, Valle, Putumayo, Amazonas, Guainía, el bajo Cauca antioqueño y el sur de Bolívar”, señalaba “Oroinformacion.com”.

Desde que entró en vigencia el Plan Nacional del actual Gobierno presidido por Iván Duque, se ha logrado legalizar a 10.000 mineros que estaban en la ilegalidad, y al finalizar el año la meta es llegar a los 27.000.

“El informe evidencia que el 78% de esta clase de explotación se concentra en los departamentos de Antioquia (40%) y Chocó (38), y alerta sobre su práctica en zonas excluibles de la minería, territorios que por su relevancia ecosistémica han sido declarados para su protección y conservación”, subrayó la viceministra de Minas.

Así mismo, el estudio evalúa la presencia de explotación de oro de aluvión en maquinaria en agua en cinco ríos de la Amazonía colombiana, siendo el más afectado el río Caquetá.

Adicionalmente, en el informe se detecta que, para 2018, tres de los 59 Parques Nacionales Naturales: Puinawai, ubicado en los territorios departamentos de Guainía, Vichada, Vaupés, Guaviare y Caquetá; Paramillo, ubicado en Antioquia y Córdoba; y Farrallones, en el Valle del Cauca, registran explotación de oro de aluvión con uso de maquinaria en tierra, con un total de 126 hectáreas y representan el 0,14% del área total nacional detectada.

Además, el 0,8% fue registrado en áreas de Resguardos Indígenas y el 41% en zonas de Comunidades Negras.

“Uno de los ejes de trabajo de este Gobierno es la legalidad. No podemos permitir que un sector que le aporta al país sea estigmatizado y perseguido, por culpa de quienes de manera ilegal, quieren apoderarse de los recursos. La minería es una actividad legal, controlada y administrada por el Estado. Y la extracción ilícita es un delito, un ataque contra el país, el medio ambiente y nuestros recursos naturales”, afirmó Silvana Habib, presidenta de la Agencia Nacional de Minería (ANM).

La funcionaria recalcó que, para garantizar que la minería se haga cada día de manera más técnica y respetuosa con el medio ambiente, en la Agencia se ha mejorado el modelo de fiscalización.

Si bien los esfuerzos del Gobierno de Colombia para frenar la producción y comercialización del oro le ha reportado buenos dividendos a la operación legal aurífera del país, lo cierto del caso es que el llamado “oro negro” sigue representando más del 70% de las ventas al exterior del metal.

Un reciente dato de la Asociación Colombiana de Minería señala que entre el 70% y el 80% de oro exportado sería producido por la minería ilegal.

Por otra parte, “Portafolio” indica que  la comercialización ilegal del metal precioso “hace redondo el negocio”. En operativos reciente adelantados por agentes del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía General, intervinieron dos empresas dedicada a la venta del oro ilegal a las cuales les dejaron ganancias en los 10 últimos años de cerca de 4 billones de pesos colombianos.

Oroinformacion.com