México: Yacimiento de litio en Sonora. ¿Nos sacamos la lotería?

0
107

Apenas la semana pasada, se confirmó la presencia en México del mayor proyecto de desarrollo de litio a nivel mundial. El “nuevo petróleo del siglo XXI”, o el “oro blanco”, como ha sido llamado este mineral, es el material clave para la elaboración de baterías. En un mundo que acelera rápidamente hacia una transición energética global, y donde el mercado de los dispositivos y transportes eléctricos crece como espuma, el litio es la pieza clave. Hasta ahora, los grandes yacimientos de litio a nivel mundial se han ubicado fundamentalmente en Bolivia, Argentina, Chile y Australia, entre otros. México, como lo afirmó Francisco José Quiroga, Subsecretario de Minería de la Secretaría de Economía, es ya una potencia minera.

Rodrigo Peña

Sin embargo, con el hallazgo del yacimiento de litio en Sonora, el rumbo de esta actividad económica potencialmente se refuerza y reorienta. En principio, se espera que la extracción comience en el 2022, ya que se cuenta con una empresa china y una canadiense interesadas en participar en el desarrollo extractivo. ¿Se sacó México la lotería con este hallazgo? En 1971, el pescador Rudesindo Cantarell descubrió en la Sonda de Campeche el enorme yacimiento petrolero que llevó su nombre. Un histriónico José López Portillo, afirmó en su calidad de presidente que llegaba la hora de “administrar la abundancia”. A casi cincuenta años, la evidencia sugiere que se requirió más, mucho más, que sólo eso. En el caso del litio en Sonora, la violencia criminal es una variable añadida para la cual se necesita reflexión, investigación y acción. ¿Cómo se vinculan?

En primer lugar, la región ya cuenta con este tipo de problemáticas. Y en segundo, derivado de lo anterior, la tentación de un jugoso negocio puede abrir las puertas para que actividades criminales tomen el control de alguna o varias partes de las ganancias del billete de lotería. Se requerirá de un auténtico trabajo de prevención de control mafioso sobre sectores económicos legales altamente redituables. Guadalupe Correa Cabrera, investigadora de la Universidad George Mason, documentó en su libro Los Zetas Inc. la forma en que ese grupo criminal aprovechó los cambios en la legislación mexicana en materia energética para incursionar en el comercio de energéticos (petróleo y gas, entre otros). Por si fuera poco, el marco de la guerra contra el crimen organizado terminó contribuyendo a que la tragedia humanitaria se tradujera en beneficios económicos concretos para grupos criminales de este tipo.

No es el único caso. En Italia, la mafia siciliana ha ido posicionando su dominio en el área agrícola y de producción energética. Volviendo a México, la influencia de los Caballeros Templarios de Michoacán sobre la actividad agrícola y minera de ese estado también dan cuenta de esos casos. Si las previsiones son ciertas, y el yacimiento en cuestión es tan grande, los intereses globales sobre él serán todavía de mayor tamaño. Desde una perspectiva geopolítica, la región será de alta prioridad para potencias globales. A nivel nacional, ello supondrá retos de seguridad y derechos humanos. El objetivo es traducir la actividad productiva en desarrollo local y en beneficios concretos para el país en general. De lo contrario, la posibilidad de una desestabilización es latente, en la cual unos pocos se beneficiarían mucho. Tomar estas precauciones es indispensable para evitar que el billete de lotería se convierta en una penitencia.

Elsemanario.com