Evo Morales en C5N se mostró confiado para las elecciones y reveló al principal responsable del golpe

0
109

El presidente depuesto de Bolivia comenzó su proceso para refugiarse en la Argentina pero tiene la mirada puesta en los comicios convocados en su país.

«Llego a argentina después de un mes fuerte, fortalecido, convencido de que la lucha política, ideológica, programática y social sigue. Estoy seguro que vamos a ganar las elecciones», sentenció este lunes Evo Morales, presidente depuesto de Bolivia, en una entrevista en C5N.

Ya en proceso de recibir el estatus de refugiado político en la Argentina, Morales afirmó que su fuerza política, el Movimiento al Socialismo (MaS) se presentará en las elecciones convocadas por la presidenta de facto, Jeanine Áñez para dentro de al menos dos meses.

«Ahora sí que de verdad puede haber fraude. En nuestra gestión no hubo fraude. Ganamos en una primera vuelta. Entiendo perfectamente cuando Estados Uunidos muerde, no suelta», disparó el presidente depuesto.

«Este es un golpe al litio. No solamente es un golpe a un indio por parte de los gringos, sino a nuestras políticas sociales. Hemos demostrado que es posible otra Bolivia. Sin el FMI, sin el sistema capitalista, que siempre chantajea y condiciona a los gobiernos progresistas con las privatizaciones. Nuestro delito como movimiento político fue haber nacionalizado los recursos naturales, haber reducido la desigualdad, la pobreza, haber crecido económicamente», explicó Morales.

El «golpe al litio», describió el mandatario depuesto, tiene que ver con el proyecto orquestado por su Gobierno para instalar «41 plantas, 14 solamente para litio» para la industrialización del país «con nuestra plata, con nuestras reservas internacionales».

«Convocamos a una licitación pública e internacional para tener socios: aprobaron China y Alemania y Estados Unidos quedó afuera. Ahí viene el problema. Estados Unidos no puede estar fuera de esta energía que es el futuro de Bolivia», reveló.

Para escapar del peligro inminente y evitar la escalada de violencia que finalmente se produjo y causó 36 muertes hasta el momento, Morales renunció a su cargo y dejó Bolivia.

Ahora el mandatario depuesto piensa en los resultados de las elecciones convocadas por Añez en noviembre, que todavía no tienen fecha exacta. «Estamos pensando no solamente en que haya veedores, quisiéramos una misión electoral», convino Morales, que pidió representantes de «países amigos» y del Vaticano, y «organismos confiables» como las Naciones Unidas o el Centro Carter de Estados Unidos.

«No es posible que en el siglo XXI desconozcan el voto indígena», resumió Morales sobre los episodios de violencia y racismo desatados en los que se quemaron cinco de los nueves tribunales electorales departamentales de Bolivia.

Ya fuera de peligro y en camino a pedir el estatus de refugiado político para permanecer en la Argentina, Morales reconoció que Estados Unidos, de haber tenido ingerencia en la situación, no actuó sino con una contraparte boliviana.

«Aquí pasó algo, no tengo una información. Plata o se han fracturado entre las Fuerzas Armadas para el Golpe de Estado. Pero el principal golpista, ahora estoy identificando, era el Comandante de la Fuerza Aérea, General (Jorge Gonzalo) Terceros Lara», disparó Morales sobre sus enemigos internos, que pretendieron arrinconarlo y retenerlo en Bolivia por todos los medios: «El problema de la caída del helicóptero es de responsabilidad suya», sentenció

Minutouno.com