Catamarca: Los Apuntes del Secretario traen a debate si mediante una ley se podría desafectar de YMAD a la Universidad de Tucumán

0
105

Ante varios pares del oeste y el propio gobernador Raúl Jalil, el intendente de Belén lanzó el miércoles pasado un durísimo discurso sobre la relación que, por los temas mineros, tiene la provincia con la Universidad de Tucumán. Daniel “Telchi” Ríos no anduvo con rodeos para decir que el alto organismo educacional está demasiado bien pago con lo que ha recibido durante más de 50 años por integrar el directorio de Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD) y que los departamentos mineros no pueden permanecer indiferentes ante una situación de injusticia, toda vez que los recursos son nuestros y hay que compartirlos con un socio bobo que no gasta ni una emoción en los diferentes proyectos. Por el contrario, cada vez quiere ganar más y en esos afanes no tiene problemas en “poner palos en la rueda”, como ha ocurrido hace pocos meses, cuando señaló públicamente que se oponía a un arreglo entre YMAD y las empresas que van a alquilar las instalaciones que tiene Minera Alumbrera (en asociación con Catamarca y la UNT) para moler el material que pueda extraerse en el futuro del yacimiento Agua Rica, cuyo inicio de producción está contemplado para 2025.

Como lo haya dicho, resulta indiscutible que Ríos ha puesto el tema en el centro del debate. El concepto medular es que si alguna vez, a fines de los años 50, hubo una ley para crear YMAD, podría haber otra ley que modifique el funcionamiento del organismo. Más allá del texto legal, por casi 60 años, la Universidad de Tucumán se ha beneficiado con el oro que se extrajo de Farallón Negro, el yacimiento que sobre suelo belicho permite nada menos que 500 puestos de trabajo de calidad a una mayoría de catamarqueños o radicados en el pueblo que se creó alrededor de la mina, en las estribaciones de Hualfín. También la casa de altos estudios usufructuó a fondo las utilidades que, por dos décadas, dejó la explotación de la joya catamarqueña: Bajo la Alumbrera. Ahora, cuando ha reaparecido la chance cierta de un megaemprendimiento del que no será socio, dice que no acepta el arrendamiento de las instalaciones y para ello coloca el argumento falso de que, cuando se trató el acuerdo en el directorio, faltaron sus directores. ¿Qué tendrá que ver eso con que una mayoría de YMAD, tal como establece la ley, haya resuelto la aprobación y los términos del contrato hayan sido refrendados por el Poder Ejecutivo Nacional y publicados en el Boletín Oficial?

Una vez más, para los que ignoran estas negociaciones o miran para otro lado, cuando no salen a respaldar “los proyectos tucumanos”, repetimos que YMAD recibió por el contrato acordado de arrendar las instalaciones una suma en dólares que, en su mayor parte, va a ser aplicada a asegurar la supervivencia de Farallón Negro y la existencia misma de YMAD. Sin el contrato de marras, la empresa y los trabajadores de Farallón tenían futuro incierto. Es que el único ingreso que tiene el organismo proviene de la mina, la cual requiere de manera urgente una inversión millonaria en chimeneas que aseguren su seguridad. ¿Qué tal si le pedimos a la Universidad de Tucumán que haga una erogación de esta naturaleza para garantizar el futuro de Farallón y de sus 500 trabajadores? No hace falta pensar la respuesta, pero los lectores deben saber, lo repetimos, que sin Farallón no hay YMAD. Por ello se necesitan realizar todos los negocios posibles, en orden a que en los presupuestos de Nación y la provincia de Catamarca no se contempla ni un peso de aporte. Por ello, y por mucho más, valoramos la posición de Daniel Ríos y ojalá ella despierte conciencia en los demás actores de la minería.

Quien se preocupó especialmente por la minería, como antes lo hizo Mauricio Macri, fue Alberto Fernández. Destacó las producciones de litio y silicio de Jujuy, los emprendimientos nuevos de Mendoza y Chubut y, en general, ya comenzó a prestar apoyo a una actividad generadora de dólares por la exportación. Por considerar que la mayoría de los yacimientos se encuentra en provincias pobres o empobrecidas, dispuso una rebaja del 12 al 8% en las retenciones, lo que hace más atractiva la oferta para las multinacionales interesadas en la explotación. Catamarca está en inmejorables condiciones de lograr ventajas en los próximos tiempos porque, tal como lo dijo el secretario de Minería, Rodolfo Micone, es una provincia muy bien vista a nivel mundial para ejecutar inversiones.

El Esquiú