Los riesgos medioambientales de las compañías mineras que extraen oro

0
90
Ecological concept of greenhouse gas emissions

Uno de los asuntos que más preocupan a los ejecutivos de las compañías mineras en la actualidad es el impacto medioambiental de sus operaciones que, en muchas ocasiones, puede ser determinante para la viabilidad de un proyecto. A ello hay que añadir otras variables empresariales que van a influir mucho en el futuro, como el impacto social o el buen gobierno de las compañías.

Para valorar el impacto de estas variables, la consultora británica especializada en metales preciosos Metals Focus ha elaborado un informe en el que valora su cumplimiento por parte de las principales compañías mineras de oro mundiales.

Como explican desde la consultora, “importantes fondos de inversión están rechazando invertir en algunas compañías mineras, como las productoras de carbón, debido a su elevado impacto medioambiental. Los diferentes actores en la industria de los metales preciosos están concediendo cada vez más importancia a estas cuestiones, en diferentes ámbitos, desde la inversión a la dirección estratégica, pasando por los inversores y las relaciones públicas”.

El informe analiza estas variables y las compara entre las principales compañías mineras de oro que conforman el grupo de las más representativas del sector. Estas variables, según las propias compañías, son las emisiones, agua, energía, residuos, tierra y biodiversidad, y seguridad y salud.

Una de las principales es la emisión de gases de efecto invernadero (GHG, por sus siglas en inglés, Green House Gas). Éstas tienen dos componentes: las emisiones directas de sus actividades de combustión en el sitio (emisiones de la flota de vehículos y generación de energía para la mina), y las emisiones indirectas procedentes de la energía eléctrica adquirida de la red.

La medición de estas emisiones es más relevantes, sobre todo de cara al posible establecimiento de un impuesto que grave las mismas. El coste social del carbón es una medida del daño económico de estas emisiones, expresado como el valor en dólares de los daños totales de la emisión a la atmósfera de una tonelada de dióxido de carbono.

Los objetivos establecidos en el Acuerdo de París fueron de entre 40 y 80 dólares por tonelada de CO2 para 2020 y entre 50 y 100 dólares por tonelada para 2030.

En cuanto a las compañías con mayores emisiones, la sudafricana Sibanye Stillwater fue la que mayores emisiones de GHG tuvo en 2018, seguida de cerca por la estadounidense Newmont Goldcorp.

En el cómputo global de los últimos cinco años, la canadiense Barrick Gold incrementó sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 37%.

Por el lado contrario, la compañía que menores emisiones produce es la también canadiense Agnico Eagle Mines, con una cantidad 13 veces inferior a la de Sibanye Stillwater. La siguiente es la compañía Polymetal, con sede en Jersey.

En los últimos cinco años, la sudafricana AngloGold Ashanti ha reducido más que nadie sus emisiones de GHG: un 44%. En el conjunto del grupo de las principales compañías mineras de oro, el total de emisiones de gases de efecto invernadero apenas se ha reducido un 1% en los últimos cinco años.

Por unidades, el mayor emisor de gases de efecto invernadero en 2018 fue la sudafricana Harmony Gold Mining, seguida por Sibanye Stillwater. Ambas cuentan con emisiones por unidades significativamente mayores que las del resto de mineras del grupo.

En ambos casos, las compañías adquieren energía eléctrica para sus instalaciones en Sudáfrica de Eskom, la eléctrica del país cuya producción de electricidad se realiza principalmente a base de carbón.

Pese a ello, Sibanye logró reducir sus emisiones de GHG por unidad en un 16% en 2018. Durante los últimos cinco años, Barrick ha incrementado sus emisiones por unidad en un 85%.

En esta métrica, Agnico Eagle Mines es el productor más limpio, seguido por Goldcorp. En los últimos cinco años, Sibanye ha mejorado sus emisiones un 35%, seguida por AngloGold, con un 27%.

Las emisiones por unidades conjuntas del grupo de las principales compañías han crecido un 7% durante los pasados cinco años.

Próximamente se publicarán las cifras correspondientes a 2019, que permitirán apreciar si se han registrado mejoras en este ámbito.

Oroinformacion.com