Mendoza: crece la grieta y otra vez afectó la Vendimia

0
122

La polémica social en Mendoza por los que quieren y los que no quieren minería sumó un nuevo capítulo. Ahora Malargüe el departamento más afectado por las normas restrictivas, confirmó que no participará de la fiesta principal de la provincia.

Los sí y los no de la minería en Mendoza suman un nuevo capítulo de polémica y otra vez la Fiesta de la Vendimia se convierte en motivo de tire y afloje. Es que el departamento de Malargüe oficializó su decisión de no participar en la fiesta mayor de la provincia vecina tras la derogación de la ley que permitía la explotación minera. El intendente malargüino, Juan Manuel Ojeda, anunció que no serán parte del festejo mayor ni ninguno de los actos asociados.

La postura del departamento sureño expresa el enojo del sector minero local, que fue uno de los impulsores de la modificación a la Ley 7722 que desde hace años paraliza el desarrollo de la industria. Luego de la derogación de la ley pro minera, que obtuvo en un principio la aprobación del poder legislativo mendocino, en el departamento gobernado por Ojeda hubo manifestaciones y cortes de ruta reclamando porque la normativa que volvió a tener vigencia afecta directamente la matriz productiva del departamento, donde por su geografía no hay desarrollo agropecuario como en el resto de Mendoza.

La modificación de la Ley 7722 hacía posible la explotación de minería en la provincia, que actualmente se encuentra prohibida debido a la norma altamente restrictiva que prohíbe el uso de sustancias químicas que permiten la separación de los metales de la roca. La nueva norma, que tuvo un alto consenso entre los diputados, tuvo como contraparte movilizaciones de sectores antimineros en varios puntos de la provincia, sobre todo en la Capital mendocina.

Fue en este punto cuando la Fiesta de la Vendimia quedó por primera vez en el medio del conflicto, ya que las reinas departamentales se alzaron contra la nueva ley y aseguraron que si seguía vigente no iban a participar de la elección final. Tras esto, Rodolfo Suárez, gobernador mendocino, decidió dar marcha atrás y derogó los cambios, volviendo a la prohibición de las actividades mineras.

Industriales, mineros y departamentos que no son eminentemente agropecuarios criticaron esta decisión, pero fue Malargüe el municipio que se mostró más tajantemente en contra de esta marcha atrás. Ahora se bajaron oficialmente de la fiesta más importante de Mendoza y anunciaron que harán en cambio una Fiesta Departamental de La Producción y el Trabajo, donde aseguran que celebrarán «matriz productiva del departamento».

Será la primera vez desde 2017 que no estarán todos los departamentos mendocinos en el festejo, ya que ese año se incorporó Capital, departamento que antes no podía presentar reina porque no tenía viñedos.

Tiempo de San Juan