San Juan: Aseguran que este año darán el paso legal para construir Josemaría

0
84

La compañía que tiene el proyecto de cobre y oro iglesiano se focalizará en presentar el Impacto Ambiental.

Por Elizabeth Pérez

Momento del encuentro mantenido ayer en Casa Rosada entre el presidente Fernández, el gobernador Uñac, el secretario de Minería, Hensel, el ministro de Producción Kulfas y los empresarios Lukas Lundin, Adam Lundin, Alfredo Vitaller y Pablo Mir. Ratificaron su intención de avanzar con sus inversiones en el país.

Los principales directivos de la minera canadiense Lundin Gold comunicaron ayer al presidente de la Nación, Alberto Fernández, y al gobernador de San Juan, Sergio Uñac, que tienen la intención de avanzar en forma sostenida este año con el proyecto de cobre y oro Josemaría. De concretarse, el yacimiento ubicado en Iglesia -que tiene 60% de reservas de cobre y 40% de oro y plata- podría ser la primera mina de cobre sanjuanina, y la primera también sin usar cianuro, ya que su explotación sería a través del sistema de flotación, durante un lapso estimado en veinte años. En un comunicado oficial de la compañía difundido tras la reunión, el grupo inversor minero señaló que en el 2020 «»focalizará sus esfuerzos en finalizar el estudio de Factibilidad de Josemaría, iniciar los procesos de consulta y diálogo con las comunidades locales, y presentar el informe de Impacto Ambiental y Social». Agregan que simultáneamente se van a evaluar «»las condiciones y otros factores técnicos necesarios para que el proyecto avance».

El anuncio es de gran importancia y crea expectativas para el sector minero provincial, ya que desde el 2010, en que empezó a producir la mina Casposo, no volvió a ponerse en marcha otro proyecto metalífero. El Informe de Impacto Ambiental es el primer paso legal que se debe presentar para poder empezar a construir la mina y explotar sus recursos. Una vez que la provincia aprueba todas esas presentaciones, extiende la Declaración de Impacto Ambiental que da luz verde para arrancar la construcción de una mina. Si bien en los comunicados oficiales -tanto de la empresa, como del Gobierno de San Juan- no hablan de plazos, la agencia de noticias Télam informó de fuentes oficiales que durante el encuentro, los empresarios canadienses detallaron al presidente los planes de inversión tanto para Josemaría como para Filo del Sol -otro yacimiento que exploran en Iglesia-, que se encuentran avanzados en la etapa de exploración, y que podrían ponerse en marcha en un plazo de poco más de un año, con una expectativa de empleo de alrededor de 3.000 puestos directos.

En el encuentro realizado en la Casa Rosa participó el presidente de la compañía, Lukas Lundin, junto a los directivos Adam Lundin, Alfredo Vitaller y Pablo Mir. Del área de Gobierno también participó el ministro de Producción, Matías Kulfas, y el secretario de Minería, Alberto Hensel. Luego trascendió que el presidente Fernández ratificó que el gobierno argentino está dispuesto a desarrollar la minería con cuidado ambiental, ya que no encuentra justificación para que otros países de la región sean los primeros exportadores de cobre siendo que en Argentina se cuenta con recursos en la misma cordillera. Los inversores remarcaron más tarde que para el avance del proyecto Josemaría, trabajarán enmarcados «»en su política de Desarrollo Minero Responsable, demostrada en otros proyectos de Sudamérica» y prometen «»un alto compromiso» que fomente relaciones de confianza, respetar las normas socioambientales locales y de alcance internacional, y maximizar los beneficios económicos para las poblaciones locales. «»El Grupo está convencido que Argentina tiene enormes recursos minerales que pueden ser transformadores para el país, y que necesitan condiciones adecuadas en el ámbito nacional e internacional para atraer inversiones».

    El futuro del cobre

La minería del cobre podría revolucionar la economía argentina y particularmente la de San Juan. Hay cinco grandes proyectos a nivel nacional, cuatro de los cuales están en esta provincia: se trata de El Pachón (Glencore), Altar (Aldebaran Resources), Los Azules (McEwen Mining) y Josemaría (Josemaría Resources del Grupo Lundin); que se suman a Agua Rica (Yamana Gold) de Catamarca. De acuerdo a un informe elaborado por la Cámara Minera de San Juan, de ponerse en marcha los mencionados proyectos sanjuaninos, se podrían generar más de 290 millones de dólares anuales. Se estima que en el período 2020- 2060 podrían alcanzar los U$D 128.500 millones en concepto de exportaciones, y que por cada dólar importado, calcularon que 24 serán exportados. Además los proyectos ofrecerían 20 mil puestos de trabajo directos con un pico de 80 mil personas trabajando.

> Radiografía del proyecto de cobre iglesiano

 El proyecto metalífero Josemaría está ubicado en el extremo norte de la provincia, a 350 km de la Ciudad de San Juan y a 10 km de la frontera con Chile, sobre la cordillera frontal a 4.295 metros sobre el nivel del mar. De acuerdo a lo informado por la operadora, la minera canadiense Lundin, y el Ministerio de Minería de la provincia, cuando entre en producción será una operación minera convencional a cielo abierto, y la separación de los metales será a través del sistema de flotación, cuyo producto es un concentrado de cobre con contenido de oro y plata. El método no usará cianuro, como sí se utiliza para el sistema de lixiviación del oro de Veladero, Gualcamayo o Casposo.

Josemaría tiene recursos por 7,4 millones de libras de cobre; 7,4 millones de onzas de oro y 34,5 millones de onzas de plata. Se estima una vida útil de 20 años en la mina.

En un encuentro que los directivos de Lundin mantuvieron en agosto en San Juan con el gobernador Sergio Uñac se conoció que la intención de los empresarios era presentar el informe de impacto ambiental de exploración en el año 2020, y tenerlo aprobado antes de fines de 2020, para salir luego a buscar el financiamiento para construir la mina, cuyo costo está calculado en unos 3.000 millones de dólares.

De acuerdo a lo que trascendió en aquel encuentro, para el financiamiento, el Grupo Lundin tiene previsto que salga del aporte de 1.000 millones de dólares de los accionistas, otros 1.000 de inversores de ventas a futuro y otra cifra igual con financiación bancaria.

Por la envergadura de la mina, Josemaría sería del tamaño equivalente a dos minas Gualcamayo (el proyecto ubicado en Jáchal), una mina a cielo abierto, cuya construcción demandará unos 4.000 puestos de trabajo, y después la operación ocupará 2.000 empleos durante los 20 años de su vida útil.

El proyecto tendrá una producción anual estimada, durante los 3 primeros años, de 170.000 toneladas anuales de cobre, 325.000 onzas de oro y 1 millón de onzas de plata. Luego, durante los 20 años de vida útil de la mina, producirá 125.000 toneladas por año de cobre, 230.000 onzas de oro y 900.000 de plata.

Incluso, prevén oportunidades potenciales, como la recuperación de oro adicional de la tapa de óxido en Josemaría, aumentar las recuperaciones metalúrgicas, concentrar los grados con trabajo de prueba adicional y la exploración continua en el extenso paquete de terrenos de la compañía.

Puestos de trabajo

4.000  son las fuentes laborales que planea utilizar la construcción de la mina. Después la operación ocupará 2.000 empleos, durante 20 años.

Los inversores

Josemaría Resources Inc. es una compañía de recursos naturales con sede en Vancouver, Columbia Británica, Canadá. Forma parte del Grupo Lundin, fundado hace más de cuarenta años por el fallecido Adolf H. Lundin, y actualmente comprende trece empresas que cotizan en bolsa enfocadas en el sector de recursos.

Diario de Cuyo