Olavarría: Actores relevantes de la minería coinciden en que hay una gran crisis en la actividad

0
127

El panorama, después de la no construcción de la Autovía sobre la Ruta 3 es muy preocupante. Inversiones paralizadas y una capacidad ociosa del 60 por ciento pintan un futuro incierto. Fundamentalmente en lo social. Se paralizó la obra pública o la inversión prevista es escasa. El tema Cerro Largo y la falta de piedra caliza.

Cacho Fernández

cfernandez@elpopular.com.ar

El presidente de la Cámara provincial de la Piedra, ingeniero Gustavo Núñez, y el titular nacional de Aoma, Héctor Laplace coincidieron en su diagnóstico sobre la dificil situación que atraviesa la actividad minero, especialmente la de Olavarría.

El agravante fue el de la no realización de obras importantes y decisivas como la Autovía sobre la Ruta 3 lo que para Núñez fue «una frustración para todos». Y tanto es así que completó: «hace dos años no se sabía cómo ibamos aproducir tanta piedra porque se necesitaban 2 millones de toneladas, y hoy se están extrayendo solamente una cuarta parte de eso».

Actualmente existe una gran capacidad ociosa que llega al 60 por ciento y eso implicaría, si es que no cambia la realidad, una «perdida de fuentes de trabajo», lo que para Gustavo Núñez «es de una gran preocupación social. Sí, la situación es crítica y puede haber pérdida de empleos».

También el secretario general de AOMA, nacional, Héctor Laplace, se manifestó «muy preocupado por la actual situación. No escapamos a la regla general de lo que está pasando con la industria y no la estamos pasando bien», dijo.

Habló de la falta de bancos de piedra caliza y que los únicos existentes están en poder de las grandes cementeras, que «no hay pymes que las tengan» y que existe una capacidad ociosa de entre un 50 y un 60 por ciento», con lo cual, si esto continúa asi, habría pérdida de trabajo. «Las máquinas se pueden parar, pero está el personal», alertó el ingeniero Núñez, pensando en el impacto social de la crisis.

Frustración

Los anuncios reiterados sobre la construcción de la autovía sobre la Ruta 3 se transformó en el disparador de todas las esperanzas pero también de la gran frustración que hoy sacude al país o al menos a los bonaerenses. La Cámara de la Piedra hablaba de una necesidad de dos millones de toneladas mensuales y hoy se produce tan solo una cuarta parte de ello. «En ese momento se ampliaron las empresas, se abrieron nuevas canteras, se compraron equipos y toda la facturación que se hacía iba a inversión. Ahora, en cambio estamos completamente parados. En Olavarría estamos funcionando a un 20 ó 25 por ciento», remató el ingeniero Núñez.

El panorama es siniestro. De aquellas esperanzas surgidas a partir de los anuncios de Cristina Kirchner y José López en Las Flores, luego por Daniel Scioli aquí, en Olavarría en 2011, o Felipe Solá unos años más tarde reafirmados por el nuevo gobierno encabezado por Mauricio Macri que llegó a licitar las obras, hoy solo queda una enorme frustración.

«Para colmo no se habla de obra pública y lo único que hemos escuchado es aumento de impuestos -dijo Núñez-. Estamos a la espera para reactivar pero estamos en un momento muy complicado como país. Nosotros creemos que van a terminar las obras que están en marcha, que no son muchas, y en Olavarría hay cinco o seis canteras nuevas. Es decir, hay más jugadors para una torta más chica y todo el mundo está con exceso de personal».

Tras ello no descartó que si la situación continuaba así, «puede haber pérdida de fuentes de trabajo. Es que en 2017 nos preparamos para hacer 2 millones de toneladas por mes y ahora debemos estar en 500 mil en toda la zona. La gente de Aoma está tan preocupada como nosotros. Estamos tratando de buscar paliativos pero hay una situación macro que nos excede», diagnosticó el presidente de la Cámara de la Piedra.

Una situación compleja

El titular nacional de Aoma, Héctor Laplace, coincidio con el ingeniero Núñez en que «no la estamos pasando bien. Hubo inversiones por las toneladas que se precisaban pero hoy están con una gran capacidad ociosa. No hay despachos de materiales e intentamos sostener los puestos de trabajo, pero en un momento van a comenzar a peligrar y esa es la principal preocupación».

Luego juzgó la no realización de la autovía sobre la Ruta 3 y dijo que «es una vergüenza pagar peaje como está», y remitiéndose a un plano más conceptual, el dirigente nacional de AOMA señaló que «sin trabajo no puede funcionar un país. Con lo que se ha presupuestado, unos 8 mil millones de pesos, para agua y cloacas no van a resolver nada».

La crisis ya había golpeado la planta de Barker en donde quedó trabajando solamente un cincuenta por ciento del personal, «pero el problema es general -aclaró Laplace- y solo la están soportando quienes tienen espaldas grandes para hacerlo. Sí, la situación es muy compleja», tras lo cual se quejó por «lo mal que están trabajando algunas caleras en Olavarría, fundamentalmente a la entrada de Sierras Bayas», y el impacto visual que generan. Para Laplace, la resistencia a explotar el Cerro Largo tendría que ver con estas explotaciones y el poco cuidado que se tiene sobre el paisaje «y el daño ambiental que provocan. Sí, se está trabajando absolutamente mal y son malos ejemplos», subrayó.

«Sabemos que no hay caliza -añadió- y los pocos bancos que hay han sido adquiridos por las multinacionales que se dedican a la fabricación de cemento», sostuvo, planteando otro problema más, el de la concentración económica.

El Popular