El australiano herido es gerente de una empresa de minería

0
180

Terence Bulmer, el turista australiano que fue apuñalado en el barrio porteño de Recoleta, continúa internado en grave estado en el Hospital Fernández, según se indicó en ese centro de salud. Bulmer es el segundo extranjero que se ve involucrado en un sangriento asalto en los últimos dos meses, tras la muerte del británico Matthew Charles Gibbard, que falleció a los 50 años tras ser víctima de un intento de robo en Puerto Madero. Gibbard era dueño de la empresa de construcción de casas de retiro y vacaciones Tingdene, que genera ganancias anuales por 20 millones de libras. Bulmer también es un ejecutivo con puesto de responsabilidad en una empresa internacional, ya que ocupa el cargo de gerente de proyectos en Thiess, una compañía dedicada a la minería.

En el perfil de Bulmer se destaca su amplia experiencia en los sectores de ingeniería civil y minera, incluidos ocho años como gerente de proyectos civiles en la Unidad de Negocio Qld de Thiess y cuatro años supervisando operaciones mineras y civiles en Indonesia y América del Sur. El australiano es, además, el responsable de las licitaciones en las que participa la empresa Thiess.

Más allá de sus puestos ejecutivos, otra similitud aparece en los casos de Bulmer y Gibbard: ambos fueron atacados poco tiempo después de su llegada a la Argentina. El británico y su familia fueron seguidos desde Ezeiza por una banda que detectaba a turistas con alto poder adquisitivo en el aeropuerto internacional y perseguía a las potenciales víctimas hasta los lugares de alojamiento.

Gibbard fue interceptado en la mañana del sábado 14 de enero cuando descendía con el equipaje frente al Hotel Faena, en Puerto Madero. Intentó luchar con dos ladrones y recibió un mortal disparo a quemarropa; uno de sus hijos resultó herido en una pierna.

Bulmer fue atacado en la Plaza Brasil, frente a la Facultad de Derecho, el sábado pasado a la mañana. Había llegado el día anterior a la Argentina y pensaba viajar con su esposa en un crucero hasta la Antártida. Fue tomado por sorpresa por un delincuente cuando hacía actividad física. Recibió una puñalada en el tórax.

Fuentes policiales aseguraron que las coincidencias entre los casos no incluyen las modalidades de ataque. El turista británico fue asesinado por una banda, que fue finalmente atrapada por la Policía de la Ciudad, mientras que la sospecha en la agresión sufrida por el australiano es que este fue acuchillado por un ladrón solitario, que por azar se topó con su víctima.

El australiano sigue «internado en estado crítico, con asistencia respiratoria mecánica y en coma farmacológico», según se detalló en un parte médico emitido por las autoridades del Hospital Fernández.

«Continúa bajo monitoreo multiparamétrico y con medidas de soporte de sus funciones orgánicas», explicó el comunicado firmado por el jefe de la División Terapia Intensiva Néstor Raimondi.

Por: Ariel Festa

La Nación