Las razones por las que hay que plantearse invertir en plata en 2020

0
84
3D illustration of silver bullion bars over a blue background with growing chart. Commodities investment concept, horizontal image.

La subida del precio del oro durante el pasado año 2019, especialmente en el segundo semestre, provocó una subida de la ratio oro/plata hasta los 95 puntos, un nivel que no alcanzaba desde principios de la década de los 90 del pasado siglo. El año se cerró con esta ratio (que indica el número de onzas de plata que se necesitan para adquirir una de oro) en 85. Según los analistas, hay que estar atentos a la plata, ya que se encuentra muy infravalorada y podría ser el metal en el que hay que invertir en 2020.

Según el último informe Money Metals Insider, firmado por Stefan Gleason, de Money Metals Exchange, un declive continuado de la ratio oro/plata hacia niveles más habituales históricamente implicaría no solo una mayor revalorización de la plata, sino también una tendencia alcista en ambos metales.

Como recuerda Gleason en el informe, la última vez que esta ratio sufrió una caída importante, entre los años 2009 y 2011, el precio de la plata subió hasta 49 dólares la onza, y el del oro registró su máximo de todos los tiempos, con 1.900 dólares la onza.

Según explican desde Money Metals Exchange, la plata puede ser el metal al que seguir y en el que invertir en 2020, ya que un ligero aumento de la demanda industrial global y de la inversión provocaría una situación de déficit de suministro, ya que la producción no puede seguir este ritmo.

De hecho, la producción minera de plata está cayendo a un ritmo anual del 2%, según los datos del World Silver Survey, realizado por The Silver Institute. Las minas están agotando sus reservas de plata y las compañías mineras no cuentan con suficientes incentivos como para invertir en nuevos proyectos de exploración, debido a los bajos precios y a los retos geológicos que se derivan de la reducción de la concentración del mineral, y que implica un aumento de los costes.

Según la consultora Katusa Research, “el grado medio de concentración de metal ha caído cerca de un 50% desde 2010, lo que no son buenas noticias para las compañías mineras. En un entorno de subida de los costes de producción y de caída del 50% del beneficio por tonelada de roca, esto supone una seria amenaza a largo plazo para las mineras”.

Según Gleason, invertir en una compañía minera siempre es complicado, ya que aunque se haga con la suficiente prudencia, las bajadas suelen ser más importantes que las subidas. Además, en el caso de la plata, la mayor parte de las compañías mineras se dedican principalmente a la extracción de otros minerales como plomo, cobre, níquel, cinco u oro, mientras que la plata es simplemente un subproducto de éstos.

Por ello, la ausencia de una industria minera saneada que tenga como primera actividad la extracción de plata perjudica a los inversores en metal físico. “Esto significa que el suministro va a seguir siendo limitado durante los próximos años. Incluso si la subida del precio spot consigue hacer de la minería de plata un negocio rentable, esta vapuleada industria no va a tener la capacidad para hacer crecer la producción de forma significativa a corto plazo. Tardarán años en recuperarse”, señala el informe.

Mientras tanto, desde Money Metals Exchange aseguran que, una vez que el precio de la plata supere el actual nivel de resistencia, situado entre los 20 y los 21 dólares la onza, tendrá el camino despejado para batir su marca histórica.

Oroinformacion.com